Skip Ribbon Commands
Skip to main content

Noticias

Madrid

Mercado de oficinas de Madrid: 2º trimestre de 2014

Durante el primer semestre de 2014 la contratación alcanza los casi 190.000 m²


​​​​MADRID 29 DE JULIO DE 2014 – JLL, empresa de servicios profesionales y gestión de inversiones especializada en el sector inmobiliario hace público hoy su Informe sobre el mercado de oficinas de Madrid  para el segundo trimestre del año. Dicho informe explica con respecto a las rentas cómo se ha apreciado una ligera subida en las máximas del CBD (distrito central de negocios), pasando de 24,25 a 24,50 €/m²/mes. De esta forma, la zona rompe la barrera de rentas máximas mantenida durante siete trimestres consecutivos. Existen referencias en el mercado de rentas superiores para productos prime de superficie reducida.

Esta estabilidad termina por contagiar al resto de submercados, en los que no ha habido cambios en sus niveles máximos ni mínimos. Por su parte, los incentivos en carencia e implantación mantienen su relevancia en la contratación.


La tasa de disponibilidad de oficinas en alquiler en Madrid, se sitúa en el 12,17%, disminuyendo menos de un 1% con respecto al primer trimestre del año. Sólo en la zona Satélite se han registrado ligeros aumentos de disponibilidad en el segundo trimestre del año, donde se han liberado unos 2.500 metros cuadrados.

En segundo trimestre se ha terminado la rehabilitación de 3.500 m2 especulativos en el CBD, incorporando un producto de calidad en el submercado de mayor demanda. Para final de año se espera la terminación de unos 87.000 m2 de oficinas, de los que una parte importante corresponde al proyecto en construcción de la sede del BBVA en Las Tablas.


Descontando los 50.000 m2 de la operación de Vodafone que por lo extraordinario de la operación condiciona las cifras totales, las contratación en 2014 fue mejor que en 2013. Tras un primer trimestre similar con contrataciones similares en el entorno de los 100.000 m2, la diferencia la ha marcado el segundo trimestre que registró cerca de 83.000 m2 en 2014 frente a los 55.000 del mismo período de 2013.


La Periferia ha sido la zona que registró una mayor contratación alcanzando 38.000 m2 y superando al CBD que marcó los 28.000 m2 de oficinas en el período abril-junio de 2014. En estos dos submercados se concentra cerca del 80% de la contratación.

Mercado de inversión


Los inversores de perfiles más conservadores que han ido apareciendo en el mercado en los últimos meses han tomado mayor protagonismo, aumentando la presión compradora. Es notable de nuevo la actividad de compañías aseguradoras como Zurich, Axa y Línea Directa. También ha destacado durante el período el capital procedente de Latinoamérica que ha materializado transacciones como la compra de la sede de IBM por inversores mexicanos y la del edificio de Paseo de la Castellana 16 por parte de inversores argentinos.


Según explica el informe de JLL están ganando protagonismo rápidamente las nuevas SOCIMIS como LAR, Azora, Merlín y Axia, que tienen una clara vocación como inversor en el sector inmobiliario terciario.


En el apartado de la oferta la tónica dominante ha sido la notable escasez de producto de oficinas en Madrid, si bien se prevé que la oferta aumente significativamente después del verano. Por su parte la Administración Pública sigue deshaciéndose de activos poco a poco, como parte del plan de reorganización de su patrimonio.

El volumen de inversión tras los primeros seis meses del año asciende a cerca de 275 millones de euros. En 2014 se va a superar ampliamente la media de Madrid de los últimos cinco años que está en 515 millones de euros.


Grandes transacciones han impulsado el mercado entre abril y junio como son la venta de Castellana 200 al fondo canadiense PSP (Public Sector Pensions) y la venta por parte de Morgan Stanley de la sede de IBM en Santa Hortensia 26 al fondo de inversión mejicano Finacces.


La rentabilidad prime continúa su rápido descenso situándose en 5,25%, alcanzando un mínimo no visto en Madrid desde el comienzo de la crisis. Esto marca la consolidación de la tendencia bajista en productos prime y sigue reflejando la escasez de oportunidades de inversión para una enorme demanda de producto de calidad.