Skip Ribbon Commands
Skip to main content

Noticias

Madrid

Oficinas y naves logísticas serán los activos más demandados en España por los inversores en 2015

JLL e IESE han llevado a cabo una amplia encuesta entre inversores nacionales e internacionales que, entre otras conclusiones, refleja que el 94% de los participantes tiene un interés alto o muy alto por invertir en el mercado inmobiliario español


  • La inversión que más interés despierta es de entre 40 y 50 millones de euros, con un 50%-60% de financiación y una rentabilidad inicial de entre un 5% y 7%, así como con más de un 70% de ocupación por inquilinos solventes y contratos con duración de alrededor de 6 años 

Madrid, 5 de marzo de 2015. El 94% de los inversores asegura tener un interés alto o muy alto por invertir en el mercado inmobiliario español, con especial preferencia por activos de oficinas, logísticos y hoteleros. Ésta es sólo una de las conclusiones que se extrae de la encuesta realizada por la consultora inmobiliaria JLL junto al IESE, tras entrevistar a más de 100 importantes inversores, tanto nacionales como internacionales.

“Esta encuesta permite conocer de primera mano el sentimiento de los inversores hacia el mercado inmobiliario nacional, apostando en todo momento por la transparencia”, afirma Pedro de Churruca, consejero director general de JLL.

Tras un 2014 donde se han alcanzado cifras de inversión inmobiliaria no vistas desde antes de la crisis, superando los 7.400 millones de euros de inversión directa en inmuebles comerciales (no residencial ni carteras), JLL e IESE han querido dar respuesta a las preguntas que más veces venían repitiéndose en el sector: ¿Continuará este tendencia inversora durante 2015? ¿A qué razones responde este inusitado apetito inversor?

Fuerte apetito del inversor nacional e internacional

Tras hablar con inversores de diferentes perfiles (fondos de capital riesgo, familiy office, SOCIMIs, fondos multi-estrategia, compañías inmobiliarias no cotizadas y fondos soberanos) se concluye que el mercado inmobiliario español atraviesa un momento dulce, donde el apetito inversor está en pleno auge. En este sentido, cabe destacar que el 96% de los inversores nacionales entrevistados asegura que su interés por los activos españoles es alto o muy alto, un poco por encima de los inversores internacionales, que realizan esta afirmación en un 93%.

En cuanto al tipo de activo, las oficinas se erigen como el producto más deseado por los inversores, situándose como el activo más demandado por el 83% de los mismos, seguido por los activos logísticos (63%), los hoteles (57%) y los centros comerciales (56%). El papel de la inversión hotelera adquiere protagonismo gracias a la importancia que adquiere España como destino turístico, situándose como el tercer país preferido por los visitantes extranjeros.

No obstante, cabe destacar que esta preferencia varía si se habla de un tipo de inversor en concreto, como son las socimis. En su caso, el tipo de activo preferido para invertir son sin duda los centros comerciales y las oficinas, según afirma el 100% de este tipo de sociedades, destacando además la compra de suelo para desarrollo, por la que se muestran interesadas el 50%.

“La influencia del nacimiento de las SOCIMIs ha sido clave para la inversión durante 2014, pues entre otros aspectos, han abierto las puertas del mercado al pequeño inversor. Y no cabe duda de que su papel seguirá siendo crucial a lo largo de 2015”, asegura Jorge Valenzuela, director del área de Asesoramiento de Financiación de JLL.

Prevalencia de inversiones de valor añadido y de perfil oportunista

En cuanto al perfil, las inversiones de valor añadido son las más populares del mercado, con un 34%, seguidas por las de perfil oportunista (28%), las Core+ (18%) y las Core (17%).

Cabe destacar también que uno de cada cuatro inversores está dispuesto a establecer Joint Venture como vehículo de inversión, en su mayoría con socios locales, así como un gran porcentaje está estudiando con detenimiento la posibilidad de crear una socimi, de modo que puedan beneficiarse de las ventajas fiscales que este tipo de vehículos proporciona.​