Artículo

¿Cómo afectan las nuevas tecnologías al funcionamiento de una nave industrial y logística?

La tecnología está ayudando a los grandes centros logísticos y naves industriales a ser más eficientes en sus procesos. Veamos algunos ejemplos.

15 de diciembre de 2015

El que las nuevas tecnologías están cambiando nuestra forma de vivir dejó de ser una novedad hace ya mucho tiempo. Y es que, desde hace algunos años, las conocidas como TIC han cambiado considerablemente la manera de comunicarnos, de trabajar y de gestionar nuestro día a día. Las TIC también están cambiando el funcionamiento de algunos sectores profesionales, como por ejemplo todos aquellos con un fuerte componente industrial y logístico como el ecommerce. En el artículo de hoy hablaremos de ello, de cómo los avances tecnológicos están revolucionando el sector logístico e industrial y las repercusiones que esto puede tener.

Para ello, no podemos comenzar este artículo sin hablar de uno de los gigantes más grandes de Internet, Amazon. La compañía de Jeff Bezos cuenta con 109 centros logísticos repartidos a lo largo y ancho del planeta, a cada cual más impresionante. Por ejemplo, el centro logístico de Amazon en Phoenix tiene un tamaño equivalente a 28 campos de fútbol. Con estas dimensiones no es de extrañar que la compañía se preocupe por implementar las tecnologías más vanguardistas para reducir de horas a minutos la gestión de su inventario y los miles de pedidos que reciben día tras día. Quizás, por esta razón la compañía compró en 2012 la empresa de robótica Kiva Robots, el origen de lo que hoy es Amazon Robotics. Y es que, tan sólo en los almacenes de Estados Unidos, Amazon tiene desplegados 15.000 robots. El centro logístico de Varsovia cuenta con 270 y para 2016, la compañía tiene previsto la incorporación de 3.000 robots en dos nuevos centros logísticos en Londres.

La incorporación de la tecnología robótica en grandes naves industriales y logísticas puede despertar controversia ya que, son muchas las personas que piensan que este tipo de tecnología trae consigo la reducción de puestos de trabajo. Ahora bien, también permite agilizar y facilitar mucho las tareas que se llevan a cabo en grandes superficies industriales. Los robots ayudan a las personas en su tareas diarias, por ejemplo en la gestión de los inventarios. Permiten que esas tareas se hagan de una manera más rápida, reducen el tiempo de entrega de los pedidos y favorecen la creación de puestos de trabajo cualificados. Siguiendo con el caso de Amazon, su centro logístico de Tracy (California) cuenta con una superficie de 90.000 metros cuadrados. A pesar de contar con una plantilla de 2.500 personas, fue necesaria la incorporación de robots que permitieran una mayor agilidad en el trabajo del día a día.

Pero no solo de robots vive Amazon, otro de los ejes de esta compañía y de muchas otras en la actualidad es el big data. Una tecnología que le permite controlar el inventario mediante algoritmos capaces de detectar los productos que más interés despiertan en los países en los que da servicio.

No podemos finalizar este artículo sin hablar de los drones, una tecnología de origen militar pero que está revolucionando sectores civiles como la agricultura, la ganadería, la meteorología y por supuesto, el sector logístico e industrial. En relación a la logística, los drones, vehículos aéreos no tripulados, se utilizan principalmente para reducir tiempos y costes de transporte y distribución. De nuevo, sectores como el ecommerce se pueden beneficiar mucho de este tipo de avance. Hace unos meses Amazon anunció que está haciendo pruebas con esta tecnología, ahora bien, todavía tendremos que esperar unos años para ver cómo un dron nos entrega un regalo en la puerta de casa. En su aplicación civil, los drones tiene que superar algunos escollos legales relacionados con la seguridad de las personas para comenzar a funcionar.

Otras empresas como el fabricante de automóviles Daimler también está haciendo grandes aportaciones en materia de tecnología logística e industrial. Daimler ha desarrollado un camión remolque, el Freightliner Inspiration, casi autónomo. Tan sólo en algunas ocasiones se precisa la intervención humana. Algo muy en la línea del coche autónomo que también está desarrollando Google y que, a falta de más pruebas, puede tener importantes beneficios en materia de seguridad y logística mediante la mejora de las flotas de transporte.

Muchas de estas tecnologías están íntimamente ligadas con lo que se conoce como Internet de las Cosas o Internet of Things (IoT) en sus siglas en inglés. Un término que hace referencia a la conexión digital de objetos cotidianos a Internet. El IoT ha permitido el desarrollo de softwares muy avanzados que no solo permiten mejorar procesos de entrega, también mejorar cumplimientos de normativa (algo fundamental en logística), mejorar las comunicaciones entre operador y cliente permitiendo que este último esté totalmente informado del estado de su solicitud, aumentar la producción, etc. Teniendo en cuenta todo esto no es de extrañar que para muchos el IoT se convierta en una de las grandes tendencias para la logística en los próximos años. Según una encuesta desarrollado por Forrester Consulting para Zebra Technologies Corporation, el 96% de los profesionales preguntados, del ámbito del transporte y la logística, el IoT será la tecnología más importante en sus sector en las próximas décadas. Un 90% de las empresas preguntadas tiene planes de implementar soluciones IoT en apenas un año.

¿Quieres recibir nuestros últimos contenidos por correo electrónico? Suscríbete