Artículo

La tecnología al servicio del retail

La tecnología se pone al servicio del retail para conseguir experiencias únicas, atraer más usuarios a las tiendas físicas e incrementar las ventas.

10 de julio de 2015
La tecnología al servicio del retail

Si por algo se está caracterizando el sector retail en los últimos años es por la unión cada vez más indisoluble entre moda y tecnología. Y es que en el contexto en el que nos encontramos, usuarios cada vez más saturados de tiendas, centros comerciales y productos, las marcas deben buscar alternativas que les diferencien de su competencia. Y en todo ello, la tecnología tiene mucho que decir.

Antes de conocer las novedades que la tecnología introduce en el retail físico veamos cómo ha evolucionado el sector desde un punto de vista espacial, es decir, cómo han evolucionado las tiendas o establecimientos comerciales. Para ello debemos remontarnos a la Revolución Industrial, un periodo de profundos cambios económicos, sociales y tecnológicos que comenzó en la segunda mitad del siglo XVIII. Fue entonces cuando aparecieron las primeras tiendas, las cuales se caracterizaban por disponer de un pequeño mostrador que servía de elemento separador entre la persona encargada de la tienda y los clientes. Además, en este mostrador se exponían algunos de los productos en venta.

Lejos queda ya este modelo de establecimiento. Desde la segunda mitad del siglo pasado se ha ido extendiendo otro tipo de tienda en el que el autoservicio es el rey. A todo esto ha contribuido la expansión en las últimas décadas de grandes hipermercados. Por no hablar del ecommerce, que en los últimos años ha provocado que una parte muy significativa de los consumidores haga la compra desde casa o el trabajo mediante sus dispositivos electrónicos sin necesidad de acudir a un establecimiento físico. Aún así y según datos de la IAB, el 52% de los usuarios prefiere ir hasta el punto de venta físico para hacer sus compras.

Después de saber todo esto y teniendo como premisa fundamental la necesidad de diferenciarse y aportar valor a los consumidores en las tiendas físicas, ¿de qué manera el retail puede aprovechar las nuevas tecnologías? Veámoslo.

1. Escaparates interactivos: supongamos que vamos por la calle caminando y de repente nos encontramos con una marca de ropa y complementos divertida, de estilo casual y con varias personas observando el escaparate y charlando de manera animosa entre ellas. Nos acercamos y vemos que el escaparate físico tiene una pantalla incrustada a través de la cual podemos hacer nuestras compras. Y no solo eso, una vez hayamos comprado, en un periodo de tiempo de una hora aproximadamente, nos llevan la compra al lugar en el nos encontremos. Esto fue lo que hizo en su día la marca Kate Spade Saturday, hoy Kate Spade y que podemos ver en este vídeo.

La marca Adidas también es muy innovadora cuando se trata de probar nuevos conceptos de escaparates. En el año 2012, en su tienda insignia de Nuremberg (Alemania), la marca desarrolló un muro digital interactivo en el durante seis semanas los clientes podían seleccionar y arrastrar prendas hasta un maniquí virtual. Este maniquí se “probaba” las prendas de ropa seleccionadas. Si el usuario se quedaba convencido del resultado de la prueba y gracias a una aplicación móvil, podía descargar y comprar las prendas seleccionadas desde su propio teléfono. ¡Toda una experiencia de compra que posteriormente se podía compartir a través de las redes sociales o mediante correo electrónico!

Tras esta prueba piloto de escaparate interactivo, Adidas ha desarrollado muchos otros como este en un establecimiento de El Corte Inglés en Barcelona.

2. Maniquíes inteligentes: una empresa inglesa ha desarrollado lo que se conoce como maniquíes inteligentes. Debajo de lo que parecen ser unos maniquíes tradicionales hay integrados unos sensores que interactúan con los dispositivos móviles. Gracias a una aplicación móvil y a la tecnología VMBeacon (desarrollada por la empresa británica Iconeme), estos maniquíes detectan la presencia de aquellas personas que tengan la aplicación instalada en sus dispositivos hasta 50 metros de distancia. Rápidamente, a esos usuarios les llega información relativa a ofertas, a las prendas que llevan los maniquíes como el precio, la marca, etc. Esta aplicación permite también la posibilidad de que los usuarios puedan comprar directamente los productos o añadirlos a una lista de deseos.

Aunque creamos que a este tipo de tecnología aún le queda mucho camino por recorrer, lo cierto es que en el caso de los maniquíes inteligentes, ya cuentan con ellos algunas firmas ubicadas en Regent Street en Londres, una de las zonas más cotizadas para el sector retail en Europa. Se calcula que aproximadamente 3.500 compradores tienen la aplicación descargada y disfrutan de una experiencia de compra muy enriquecedora.

3. Realidad aumentada: la realidad aumentada junto con las proyecciones en 3D darán que hablar en el futuro. Hugo Boss ya la ha probado como podemos ver en el vídeo que encontraremos a continuación. Utilizando sus propios escaparates, la marca aprovechó el potencial de la realidad aumentada para entretener a sus potenciales clientes y transmitirles un sentimiento de curiosidad que finalmente les hiciera entran en la tienda y conseguir obsequios como una tarjeta regalo.

4. Música y geolocalización: algunas marcas como Pepe Jeans han sabido aprovechar el potencial de las aplicaciones móviles y los servicios de geolocalización para permitir a sus clientes escuchar su música preferida en su tienda Pepe Jeans. Una idea estupenda que permite al cliente dar a conocer sus gustos musicales a la marca y al mismo tiempo, la marca ofrece a su cliente una experiencia de compra muy positiva mientras escucha su música preferida.

Además de todos estos avances en tecnología vinculada a retail, encontramos otros tipos de funcionalidades tecnológicas que permiten a una marca saber cuántas personas pasan día a día delante de sus escaparates, cuántas personas se paran a observarlos, cuántas de todas ellas entran finalmente en tienda, el tiempo que permanecen dentro de ella, cuántos compran y cuántos ser marchan sin comprar. Con todos estos datos y teniendo en cuenta todo lo que hemos comentando en los párrafos anteriores, los grandes retailers pueden poner en marcha acciones en sus tiendas físicas que les permitan llamar la atención de sus clientes y de aquellos que aún no lo son. Al mismo tiempo que se ofrecen nuevas formas de comprar, partiendo de la innovación y adaptándonos a las nuevas necesidades de los usuarios.

¿Quieres recibir nuestros últimos contenidos por correo electrónico? Suscríbete