Artículo

Un viaje en el tiempo: así ha evolucionado la industria hotelera

La industria hotelera moderna tal y como la conocemos en la actualidad nació hace 200 años. ¿Cuáles son las tendencias en el sector en los próximos años?

21 de enero de 2016

De un tiempo a esta parte la industria hotelera ha evolucionado a pasos agigantados. Tanto que quién diría que la industria hotelera moderna tal y como la conocemos en la actualidad comenzó su desarrollo hace tan solo dos siglos.

En concreto, en 1829 con la apertura del Hotel Tremont en Boston, Massachusetts. Un hotel pionero en ofrecer servicios que hoy consideramos como imprescindibles como lavabo propio, jabón gratuito, agua corriente y la presencia de un botones y personal a tiempo completo.

Y es que, debemos de tener en cuenta que en su origen, los hoteles, si es que se pueden llamar así, no nacieron para recibir a turistas, su objetivo era dar cobijo a personas obligadas a viajar y que necesitaban hacer una parada en su camino. El hotel Tremont lo cambió todo.

Primeros hoteles de lujo

Unos años más tarde, en 1874, abrió sus puertas el que quizás sea considerado como uno de los primeros hoteles de lujo en el mundo, el Palace Hotel de San Francisco. Este hotel contaba con 800 habitaciones aproximadamente, distribuidas en 7 plantas. También disponía de ascensores hidráulicos y contaba con su propia planta eléctrica. A este hotel siguieron otros muchos que quedaban lejos de las posibilidades económicas de un ciudadano medio.

Ya en el siglo XX la expansión de los hoteles de lujo se consolidó con la llegada de cadenas hoteleras tan famosas como Hilton y Marriott. Desde entonces el negocio de los hoteles de lujo ha evolucionado mucho, tanto que en la actualidad supone la mitad del mercado de hoteles a nivel mundial y cuenta con un volumen de 13 millones de habitaciones. Una cifra que crecerá en los próximos años tal y como podemos comprobar en este vídeo.

A pesar de la reciente crisis financiera, el sector hotelero está experimentado un crecimiento muy notorio. Tanto es así que a finales del 2015 la inversión en este tipo de activos rondaba los 68 billones de dólares en todo el mundo. La facilidad para viajar y el apetito por conocer nuevos lugares contribuyen al auge de un sector que está en plena forma y que compite con tradicionales nichos de mercado del sector inmobiliario como oficinas, locales comerciales y naves industriales.

Nuevos agentes hoteleros

Y sí, aunque en los últimos 200 años hemos asistido a múltiples cambios en la industria hotelera. Todo apunta a que en las próximas décadas seremos testigos de toda una revolución motivada por la aparición de nuevos agentes como Airbnb y la necesidad de satisfacer nuevas experiencias en los clientes más allá del clásico alojamiento.

¿Quieres recibir nuestros últimos contenidos por correo electrónico? Suscríbete