Artículo

La impresión 3D en la arquitectura

¿Cómo algo pequeño puede crear algo tan grande? Se trata de la impresión 3D, la técnica que está cambiando la industria inmobiliaria.

18 de mayo de 2016
La impresión 3D está cambiando la arquitectura

Mucho se ha hablado de la creación de maquetas de construcciones con impresión 3D debido a la precisión y los detalles que estas impresoras son capaces de conseguir. Pero más allá, ya se está hablando de construir edificios enteros con este método.

Antes sólo estaba en nuestra imaginación, pero ahora ya podemos ver cómo se crean edificios y su mobiliario casi por arte de magia. Con sólo enviar el archivo a la impresora, se reproduciría el edificio o el objeto.

El sector automovilístico fue uno de los pioneros en utilizar esta técnica para crear prototipos de forma rápida y barata. Actualmente, la impresión 3D se está llevando a diversos sectores, pero es el inmobiliario el sector donde más se está notando el impacto. Gracias a las ventajas que ofrece la impresión 3D, la industria está cambiando.

Algunos proyectos que ya se han desarrollado son un buen ejemplo de ello. Los más representativos fueron la ‘Landscape House’, un edificio pensado para la impresora D-Shape y que ha demostrado muchas de las posibilidades de la impresión 3D, como crear construcciones con materiales tan resistentes como el mármol.

La empresa china WinSun está ha ido más allá, acabando con todas las barreras de la impresión 3D en arquitectura gracias a la construcción de un edificio de cinco plantas e incluso de 10 casas en sólo 24 horas.

En definitiva, la impresión 3D puede revolucionar la arquitectura en distintos aspectos, desde diseños a materiales utilizados, pasando por el proceso de fabricación. Aún queda un largo camino que recorrer, pero gracias a los avances ya se han detectado suficientes ventajas como para cambiar la industria. Estas son algunas de ellas:

Ventajas de la Impresión 3D en la Arquitectura

Escasa repercusión medioambiental

Se ha demostrado que la impresión 3D no genera tantos residuos. La utilización de esta técnica rompe con la tradición de los polígonos industriales, donde normalmente se localiza el proceso de fabricación. Al otorgar mayor flexibilidad, las impresoras 3D permiten que se descentralice la producción, lo que hace que se reduzca la contaminación derivada del transporte, así como el gasto energético.

Mayor rentabilidad

Gracias a las nuevas técnicas que se están investigando, con la impresión 3D podremos construir edificios eficientes y baratos, e incluso barrios enteros con estas medidas y de forma rápida.

Alta precisión

La impresión 3D permite obtener casi cualquier forma, por compleja que ésta sea. Por ejemplo, este método facilita el mecanizado de piezas industriales y con ello, posibilita piezas que de otra forma serían imposibles de ejecutar. Además, se preve que esta tecnología podría dejar fuera a los intermediarios entre el arquitecto y su obra por lo que se evitarían errores.

Mayor accesibilidad

Instrumentos flexibles y digitales, así son las impresoras 3D. Si además sumamos la utilización del código abierto para su desarrollo, nos encontramos con una democratización de la arquitectura, lo que beneficiaría a los arquitectos y ayudaría a mejorar los sistemas.

¿Quieres recibir nuestros últimos contenidos por correo electrónico? Suscríbete