Artículo

Decoración y estilo industrial: claves para conseguirlo

La decoración industrial es una tendencia en nuestros días. Os damos las claves para conseguirlo en la decoración de casas y oficinas.

27 de julio de 2015
Decoración y estilo industrial: claves para conseguirlo

Nueva York. Años 50. Nace un nuevo estilo de decoración de hogares y oficinas que perdura hasta nuestros días como fruto de la rehabilitación de naves industriales y antiguos almacenes. Hablamos del estilo industrial o estilo urbano. En el artículo de hoy os damos algunas claves y consejos para conseguir que vuestros hogares y oficinas respiren este ambiente que marca tendencia en decoración e interiorismo.

1. Apostando por el gris: una de las claves más importantes para conseguir una decoración industrial es la correcta elección de los colores. La paleta de colores de este estilo de decoración está formada por tonos blancos, negros, grises, marrones, beiges y azules.

De todo ellos, el gris es el color estrella y lo podemos introducir a través de muebles, lámparas o textiles. A la hora de elegir los colores también debemos pensar en qué otras connotaciones queremos transmitir. Por ejemplo, si además del estilo industrial nos gusta el estilo romántico y femenino debemos apostar por una paleta de colores en la que abunden los tonos blancos y pastel. Si por el contrario nos gusta un ambiente más masculino deberemos optar por colores oscuros.

2. Espacios abiertos y con todo a la vista: los espacios diáfanos y amplios son muy característicos de la decoración industrial. Además, en estos espacios no se pretende esconder nada, al contrario. Las vigas, cañerías, tuberías, ladrillos, elementos de acero y hierro, así como, la madera sin tratar quedan a la vista de todos y son grandes aliados de este estilo de decoración.

Por ejemplo, materiales como el acero pueden emplearse en la decoración de techos, paredes, muebles, sillas, lámparas y otros accesorios. Por otro lado, la madera es un material muy práctico que permite dar calidez a un ambiente que a priori puede resultar frío y distante sin serlo.

3. ¡El reciclaje está de moda, apuesta por muebles antiguos! El estilo industrial apuesta por el DIY. Además es muy melancólico. De ahí que recurrir a tiendas de antigüedades o rastrillos sean buenas ideas para conseguir esa decoración urbana en nuestro hogar u oficina.

Mesas de ebanistas, vitrinas más propias de una farmacia, armarios de mercería o sillones de cuero desgastado son algunos ejemplos de cómo conseguir un estilo industrial a través de los muebles. Si tenemos muebles antiguos en casa que necesitan ser restaurados para darles ese toque industrial debemos procurar no dejarlos demasiado perfectos. El óxido y las imperfecciones son la esencia de la tendencia más urbana.

4. Ventanas grandes y un espacio lleno de luz: el estilo industrial y los grandes ventanales son inseparables. No debemos olvidar que las ventanas grandes son muy típicas de las fábricas antiguas que buscaban aprovechar al máximo la luz natural.

La luz es un elemento que aligera el ambiente en una casa u oficina de estilo urbano, de ahí su importancia. Sino disponemos de grandes ventanales o fuentes de luz natural podemos recurrir a lámparas grandes o antiguos focos de fábricas, elementos que encajarán a la perfección en nuestra decoración industrial.

Por otro lado, si contamos con grandes ventanas es importante no utilizar cortinas que las oculten. En todo caso, se aceptan estores 😉

5. La perfección no es amiga del estilo industrial, ¡vivan las imperfecciones! El estilo industrial no pretende ser perfecto, al contrario, busca texturas y elementos con irregularidades e imperfecciones. Al estilo industrial le encanta mostrar su edad y sus heridas de guerra por el uso y el paso del tiempo. En este sentido, no es raro encontrar paredes con zonas manchadas, descoloridas o muebles con desperfectos.

6. Decoración limpia y minimalista: un ambiente típicamente industrial está muy descargado de elementos decorativos, de no ser así no cumpliríamos con uno de los principales principios de esta tendencia que es la buena utilización del espacio y la sensación de orden. Por lo tanto, a la hora de apostar por una decoración industrial debemos saber muy bien qué elementos de decoración elegir para nuestra oficina o vivienda.

7. En la variedad está la riqueza: el estilo industrial no está reñido con otros estilos de decoración, al contrario, se trata de un estilo muy versátil que puede convivir con tendencias más clásicas. La clave para conseguir un buen efecto en la mezcolanza de estilos decorativos está en lograr un ambiente en el que reine la armonía.

¿Quieres recibir nuestros últimos contenidos por correo electrónico? Suscríbete