Artículo

Arquitectura Surrealista: mundos imposibles

El urbanismo tiene una gran importancia en nuestra vida. Deja que la arquitectura surrealista te lleve a mundos imposibles en nuestro último post.

mayo 04, 2016

Ya en ocasiones anteriores hemos destacado la importancia que la arquitectura tiene en la vida diaria. Así, en la antigüedad podía condicionar desde estratos sociales, a estrategias de defensa, entre otras muchas cosas.

En la actualidad, la arquitectura sigue teniendo una gran influencia sobre las personas. Hoy, en concreto, queremos hablaros sobre la arquitectura surrealista, y cómo ésta sirve como herramienta de expresión y crítica de la sociedad actual.

SURREALISMO Y ARQUITECTURA

El surrealismo es un movimiento artístico y literario que nace en Francia en torno a los años posteriores a la Primera Guerra Mundial. Está muy ligado a la psicología y a la expresión del subconsciente.

Aunque la mayoría, pueda relacionarlo simplemente con la pintura, campo en el que ha tenido mayor repercusión, en realidad, el surrealismo abarca muchos otros campos, incluyendo el de la arquitectura.

Este movimiento artístico, cree en la existencia de otra realidad y en el pensamiento libre. Así en sus obras, da igual en qué campo, se reflejan mundo imposibles, que desafían a las leyes de la lógica y la física.

Algunos de sus mayores representantes, en sus diversas vertientes son: Joan Miró, Salvador Dalí, René Magritte o Paul Delvaux, entre otros muchos.

Si nos centramos en la arquitectura, el surrealismo también tuvo gran influencia, por sí mismo y en otros movimientos posteriores como el Art Nouveau o el Modernismo, en lo referente a buscar algo más allá de lo normal.

Así, Antonio Gaudí, arquitecto español, es considerado en la arquitectura surrealista como uno de los principales exponentes, “maestro de maestros”, trayendo una nueva visión que ha condicionado por completo el campo.

ANTONIO GAUDÍ

"Para hacer las cosas bien es necesario: primero, el amor; segundo, la técnica."

Antonio Gaudí

Este famoso arquitecto catalán, supuso un antes y un después en su campo a nivel mundial. La creatividad, signo característico del surrealismo, fue siempre una de las principales características de Gaudí.

Poco propenso a realizar planos, solía preferir la construcción de maquetas tridimensionales de sus proyectos y la improvisación, ambas características heredadas del surrealismo.

Gaudí, tras su etapa neogótica, desembarca en el modernismo, en el que utiliza formas geométricas regladas pero inusuales en el diseño de edificios, la mezcla de diferentes materiales, y la integración con la naturaleza, todas características, nuevamente, influenciadas por el surrealismo.

Entre sus principales obras podemos encontrar El Capricho (Comillas), La Sagrada Familia (Barcelona), el Palacio Güell (Sitges) o la Casa Botines (León).

ARQUITECTURA SURREALISTA EN LA ACTUALIDAD

Como todo, el surrealismo ligado a la arquitectura, también ha evolucionado. Hoy en día, las nuevas prácticas de este movimiento están más unidas a la fotografía y el uso de collage, el cual ha sido siempre una de las principales herramientas de este movimiento artístico.

"Al principio, sólo se trataba de montar piezas de Lego y mover cochecitos a escala, pero poco a poco se fue convirtiendo en una obsesión confiesa el arquitecto catalán."

Víctor Enrich

En el panorama actual podemos destacar el trabajo de dos figuras especialmente interesantes: Víctor Enrich y Matthias Jung.

Lo que pudiera parecer una escena sacada de la película Origen, es en realidad el trabajo de una de los mayores exponentes de la arquitectura surrealista, que encuentra su mayor éxito fuera de España, más concretamente en Israel.

Su trabajo intenta mostrar una versión onírica del mundo real, construido casi íntegramente mediante programas informáticos, mezclando realidad y ficción.

Podemos encontrar así, construcciones imposibles basadas en paisajes y espacios existentes en el mundo real.

Por otro lado, el alemán Matthias Jung, imprime a su trabajo una visión más fantasiosa y creativa, auto-definiendo su trabajo como “poemas cortos de arquitectura”.

Matthias, quien trabajó durante muchos años como economista, es hoy uno de los principales actores en la arquitectura surrealista, confiriendo a su trabajo una perspectiva fantástica y poética consiguiendo como resultado imágenes hermosas a la par que desconcertantes.

En su trabajo es común encontrar una mezcla entre arquitectura y elementos naturales, utilizando sus collages como reflexiones sobre la forma en que la sociedad actual vive.

El trabajo de estos dos arquitectos surrealistas, puede que nunca lleguen a ser a verse convertido en realidad, pero sin duda trasladan al espectador a un mundo paralelo en los que la física cobra una relativa importancia, e invita a soñar con lo imposible.

¿Quieres recibir nuestros últimos contenidos por correo electrónico? Suscríbete