Artículo

Curiosidades sobre urbanismo: ¿cuáles son las calles más cortas de España?

Descubrimos cuáles son las calles más cortas de España. Lugares únicos que hacen que algunas ciudades tengan un encanto especial.

octubre 14, 2015

Muchas ciudades de España están repletas de curiosidades y secretos desconocidos para muchos de sus habitantes y también para los turistas. Sin embargo, son estos secretos los que hacen que una ciudad, un pueblo, o una pequeña aldea se conviertan en algo especial. En el artículo de hoy hablaremos de cuáles son las calles más cortas de España, calles de apenas unos metros pero que no por eso dejan de aparecer en el callejero o en Google Maps. Y es que el crecimiento irregular que ha gobernado en algunas ciudades españolas ha provocado que algunas de las calles, avenidas o paseos más importantes convivan con calles modestas, invisibles a nuestros ojos pero que tras leer este artículo dejarán de serlo.

1. Calle L’Anisadeta (Barcelona)

Junto a la plaza de la Basílica de Santa María del Mar en Barcelona se encuentra una pequeña calle de cinco metros llamada L’Anisadeta. Esta pequeña calle de la ciudad condal apenas alberga un restaurante y un estrecho edificio de viviendas.

Ahora bien, otra cosa que nos parece cuanto menos curiosa es el origen de su nombre. Y es que el nombre de anisadeta se remonta al siglo X cuando en una pequeña tasca se elaboraba un licor de anís y agua llamado, como no podía ser de otra manera, anisadeta.

2. Calle de la Sombra (Zaragoza)

Muy próxima a la Plaza Ecce Homo y a la Plaza de la Corona, en pleno centro de Zaragoza, se encuentra la calle de la Sombra. Una calle de siete metros, que no tiene salida y que no ofrece ningún servicio de interés pero que el ayuntamiento de la ciudad decidió conservar por su nombre. La calle de la Sombra tiene un nombre perfecto para hacer referencia a la umbría de esta zona.

3. Calle Segovia (Gijón)

Solo son necesarios quince pasos para recorrer los diez metros de longitud de la calle Segovia, la calle más corta de Gijón y una de las más cortas de España. Este pequeño rincón se encuentra ubicado entre la calle Los Moros y la calle León.

4. Calle Cilla (Málaga)

En Málaga nos encontramos con una pequeña calle de 15 metros llamada Cilla, muy próxima al cine Albéniz. Antiguamente este callejón permitía el acceso a un almacén de grano o cilla, de ahí el origen de su nombre. Las cillas eran unas construcciones que permitían guardar las provisiones que una iglesia o monasterio obtenía de sus propias cosechas o diezmos.

5. Calle Rompelanzas (Madrid)

La capital de España puede presumir de contar en su callejero con algunas de las calles más largas del país, pero también algunas de las más cortas. Entre ellas se encuentra la calle Rompelanzas, una pequeña vía que comunica las céntricas y comerciales calles de Preciados y del Carmen y que apenas cuenta con 20 metros de longitud.

El origen del nombre de esta pequeña vía se remonta al siglo XVI, cuandos dos carruajes que transitaban por la calle rompieron sus lanzas (varas de madera que unen el carruaje a los caballos) debido a la estrechez de la calle. En el siglo XVI esta zona de Madrid se configuraba como un área repleta de muchos comercios como ocurre en la actualidad, es más, esta pequeña calle se abrió con el fin de facilitar el tránsito de mercancías.

En la actualidad, esta calle está muy frecuentada por amantes de la música, el teatro y otros espectáculos culturales ya que en ella encontramos la oficina de venta de entradas de Fnac.

6. Calle El Pelayuelo (León)

En el Barrio de La Palomera en León encontramos esta pequeña vía de 20 metros. Se trata de una de las calles más castizas de León y en ella podemos encontrar algunas casas. Antes de llamarse El Pelayuelo, a esta pequeña vía se le conocía con el nombre Travesía de los Cubos. Su nombre actual rinde homenaje a un caballo, el del rey Bermudo III, que murió en batalla junto a su amo en el siglo XI.

7. Calle Salsipuedes (Pamplona)

En la plaza de San José, en uno de los laterales de la Catedral de Pamplona, se ubica la calle Salsipuedes, de apenas 20 metros de longitud. Como su nombre indica se trata de un callejón sin salida, es más, se trata de la única calle en toda la ciudad que no tiene salida. La calle finaliza en la puerta del convento de las Carmelitas Descalzas.

CIUDADES GRANDES, LUGARES DIMINUTOS

Las grandes ciudades como Madrid y Barcelona presumen de contar con grandes avenidas y también de tener en su callejero, calles de apenas unos metros como acabamos de ver. Pero en las grandes ciudades también encontramos otras construcciones urbanas diminutas como por ejemplo, la Plazuela de San Javier en Madrid (imagen al inicio del artículo). En el centro de Madrid se encuentra este pequeño lugar atravesado por la calle del Conde. Esta plazuela aparece en los callejeros de Madrid desde el siglo XVIII y está presidida por un palacete rojo que merece ser visto.

Y por último, no podemos terminar este artículo sin mencionar a la Travesía del Moral, o mejor dicho, la Travesía del Morón, en Hervás, provincia de Cáceres. Una calle que merece nuestra atención por tener tan solo medio metro de ancho en su parte más estrecha. La explicación de este fenómeno está en su ubicación, la Travesía del Morón se encuentra situada en el barrio judío de Hervás, donde primero se construían las casas y después se trazaban las calles.

¿Quieres recibir nuestros últimos contenidos por correo electrónico? Suscríbete