Artículo

Curiosidades urbanísticas: la Gran Vía

Hoy en día, los madrileños pasean por la Gran Vía normalmente ajenos a su historia y sus curiosidades urbanísticas. Te desvelamos los mejores secretos.

06 de agosto de 2016
Curiosidades urbanísticas: la Gran Vía

La Gran Vía fue un ambicioso proyecto ideado a finales del siglo XIX y comenzó a ver la luz a principios del posterior siglo. La Gran Vía, como su propio nombre indica, pretendía ser una enorme calle, una arteria comunicativa y comercial que dotase de personalidad a la capital española, al estilo de las calles principales de otras ciudades europeas como París, Londres o Milán.

Un proyecto complejo

El proyecto de Gran Vía no fue nada fácil de sacar adelante. No se contaba con la aprobación de los ciudadanos, el presupuesto en ocasiones no alcanzaba y algunas estructuras eran intocables. Por ello, fueron numerosos los planes elaborados para el mayor proyecto de la época en la capital. Hasta dar con la propuesta realizable de tres tramos, algunas de las propuestas más curiosa fue la de pavimentar la Gran Vía de madera. ¿Os imagináis cómo sería ahora?

La gran pionera

Gran Vía no sólo fue pionera para la ciudad de Madrid en su diseño, sino también en sus facilidades. Albergó los primeros grandes almacenes de la ciudad, -situados en el edificio que posteriormente albergaría también los Almacenes Sepu- e incluso el primer aire acondicionado en Madrid fue construido aquí, exactamente en los cines Capitol.

En su época inicial, los rascacielos como los conocemos hoy día quedaban aún muy lejos. Así, el Edificio de Telefónica, ubicado en Plaza de España, se convirtió en el edificio más alto de Europa al finalizar su construcción en 1930, con casi 90 metros de altura.

Su paso por la historia

¡Qué reacios somos a los cambios! Al igual que los parisinos aborrecieron la Torre Eiffel por “demasiado innovadora”, los madrileños rechazaron que una Gran Vía cruzase su querida ciudad. Lo cierto es que la construcción de este proyecto era suponía un gran cambio difícil de digerir por parte de los ciudadanos: desaparición de calles y trazado de otras nuevas, expropiaciones o derribo de iglesias eran algunas de las consecuencias.

Desde el siglo 1862, año en el que se ideó su construcción, hasta este año 2016, muchos son los estilos arquitectónicos de los que se ha alimentado la calle más importante de Madrid, desde los estilos historicistas del primer tramo -entre calle Alcalá y calle Montera- hasta los funcionales de la zona más comercial, encuadrada entre Callao y Plaza de España y conocida como el Broadway madrileño por haber llegado a albergar hasta 12 cines.

El eclecticismo de Gran Vía no sólo está presente en su arquitectura, sino también en su oferta. Actualmente, algunos de sus edificios han pasado por cines, restaurantes, tiendas, centros comerciales, oficinas, escuelas y viviendas. El mejor ejemplo es el Edificio España, situado en la Plaza de España. Fue el que, con 112 metros de altura, robó el título de edificio más alto de Europa al Edificio Telefónica en 1953.

Quizá el edificio más multifuncional de la Gran Vía, en su día, su interior contó con oficinas, un hotel, un centro comercial y apartamentos. Próximamente será rehabilitado y volverá a estar en funcionamiento.

Con todo esto, parece que son sólo dos los condicionantes que se han mantenido en el tiempo a la hora de construir en esta histórica calle: la altura y la anchura de los edificios, bien señaladas en el plan unitario de la Gran Vía.

Lo que la hace única

Además de su historia, sus edificios relevantes y peso comercial, la Gran Vía esconde un gran número de secretos tanto dentro, como fuera. Tanto arriba, como abajo. Desde piscinas temáticas, baños turcos o una gruta del hielo, hasta clubs nocturnos con piscinas en sus terrazas al aire libre o las curiosas historias de las estatuas de sus fachadas.

Un lugar que esconde más de lo que muestra. Y precisamente, eso es lo que le aporta el encanto que hace que no queremos dejar de salir a pasear por ella, haga frío o calor.

Quizá también te interese leer Curiosidades sobre urbanismo: ¿cuáles son las calles más largas de España? o Curiosidades urbanísticas: Plaza Cataluña.

¿Quieres recibir nuestros últimos contenidos por correo electrónico? Suscríbete