Artículo

Curiosidades urbanísticas: Plaza Cataluña

Plaza Cataluña es una de los lugares más emblemáticos de Barcelona. Descubre todas sus curiosidades e historia de la mano de JLL.

03 de agosto de 2016
Plaza Cataluña: curiosidades urbanísticas

Todas las ciudades del mundo cuentan con edificios y rincones emblemáticos y característicos que la definen y diferencian de todas las demás. Ése es el caso de lugares tan conocidos como el Central Park de Nueva York, el Golden Gate de San francisco, o la Torre Eiffel de París.

Hoy os queremos hablar de uno de estos rincones únicos, en una de las ciudades más importantes de España, que forma parte de su historia, y sin el cual, ésta ciudad no sería la misma. Estamos hablando de la Plaza Cataluña de Barcelona.

CUESTIÓN DE HISTORIA

La plaza Cataluña constituye un punto de unión no sólo físico, sino dentro de la historia de Barcelona, al que llegan las vías de la antigua ciudad amurallada y de las que salen las nuevas calles que constituyen el ensanche.

Aunque este dato pueda ser de conocimiento general, y además algo físicamente obvio, hay pocos que saben que el nombre de esta plaza se remonta a muchos años atrás. Antes de que el ensanche existiera, o estuviera planificado, había una explanada frente a la puerta del Portal del Ángel y las Ramblas, a la que la gente se refería comúnmente como “Plaça Catalunya”.

Aquí se producía una gran proliferación de mercados de todo tipo; además, se celebraban ferias o fiestas populares, entre otros muchos eventos, destacando la importancia que ya en su día tenía este espacio para la vida ciudadana, importancia que continúa hasta nuestros días, siendo lugar de encuentros, celebraciones y reivindicaciones como la del 15M.

¿Pero cómo surge la plaza como tal?

El primer dato curioso sobre esta plaza es que nunca fue pensada como tal. De hecho, en el S. XIX se produjo un anuncio de que no se construiría una plaza en ese enclave, lo que llevó a que la ciudadanía se “apropiara de ella”.

Comenzó una carrera de grandes personalidades de la época, compitiendo por poner allí sus sedes y demostrar así su poderío. La primera de ellas sería “Casa gibert” ubicada en el interior de la plaza actual.

En 1860, la reina Isabel II acude a la ceremonia de la primera piedra para la construcción del ensanche. Esa piedra se encuentra hoy en día en donde hoy se encuentran las dos fuentes monumentales.

A raíz de este hecho, otros muchos hombres de negocios quisieron construir sus casa en este enclave para demostrar su potencial a la ciudadanía, encontrando casas como: “Casa Estruch”, “Casa Rosich” o “Casa Grases”. También proliferaron los espacios de ocio como “El Circo Ecuestre”, “El Panorama” o “La Pajarera”.

En 1862 el ayuntamiento de Barcelona pide a estamentos del Estado permisos para poder urbanizar la plaza que no fueron concedidos. Aún así, un año más tarde, en 1863 se encarga a Víctor Balaguer la nueva toponimia de las calles del ensanche.

DESPEGUE DE LA PLAZA

En 1889, debido a la Exposición Universal de 1888, el Estado accede a la petición de urbanización de la plaza, por lo que durante los próximos años (hasta 1892) se producen una serie de expropiaciones dando lugar a numerosos pleitos.

Durante 1895 el alcalde de Barcelona de la época, Rius i Badía, ordena la limpieza y derribo de las barracas que aún quedaban en la plaza, lo que dará lugar a seis años en los que el lugar queda desierto y sin urbanizar.

En 1902 se empieza por fin la urbanización a manos del arquitecto municipal Pere Falquès, que se encarga de ajardinar la zona con salida a dos grandes vías de 20 metros en forma de aspa: la Rambla de Cataluà y Paseo de Gracia. La plaza queda renombrada como “Plaza de las escobas” hasta 1924.

En 1918 el ayuntamiento reclama los planos de los estudios acontecidos referentes a la construcción de la plaza, pero no es hasta 1924 que se entregan las dos terceras partes del proyecto.

Posteriormente, Balaguer es apartado del proyecto por diferencias con el gobierno de la época de Primo de Rivera. Como venganza personal, en 1927 lo publica, dividido en tres apartados: comentarios, comparaciones y proyectos.

En 1929 se inicia la segunda fase de edificación con las obras del metro acabas entre los años de 1924 y 1926. Se encarga de inaugurarla Alfonso XIII el 2 de noviembre de 1927. Durante los años 60 recibirá las últimas reformas de la mano del alcalde de Porcioles, en las que se terminó de pavimentar la zona central, con el dibujo de una estrella enmarcada en un gran círculo y con la construcción de dos grandes surtidores.

Sin embargo, éste no fue el final de Plaza Cataluña, a lo largo de los años, hasta la actualidad la plaza ha seguido sufriendo diversas transformaciones y ha contado con grandes edificaciones como: el Gran Café Colón (1987), el Gran Hotel Colón (1902), Casa Narcís Pla, Café bar de Lune “La Luna”, o La casa Manuel Baixeras, entre otros.

EL RASCACIELOS PERDIDO

Durante la historia de Plaza Cataluña, cabe destacar la del proyecto de un rascacielos que nunca llegó a construirse. El edificio iba a tener 130 metros de altura y más de 30 plantas, en una época en la que los rascacielos no existían en Europa. Hoy el lugar donde iba a ser ubicado lo ocupa la FNAC de Triangle.

Los curiosos pudieron disfrutar de la maqueta de dicho edificio en la exposición Cerdà 150 Anys de modernitat, que estuvo expuesta en Les Drassanes Reials.

El proyecto nació de la mano de Ramón Selles Miró, que ideó un edificio que debía albergar oficinas (debido a la escasez de la época de suelo destinado a ello), un hotel, galerías comerciales y una estación de ferrocarril en el subsuelo. El encargo iba a ser diseñado por dos arquitectos americanos John Mead Howells (ganador 4 años después de la construcción de la sede del diario Chicago Tribune) y James Gamble Rogers.

El proyecto llegó a aparecer en el American Architect el 29 de diciembre de 1920, bajo el título “España tendrá un rascacielos”, donde resaltaba la ironía de imaginar a España en aquella época con un rascacielos, dada la arquitectura tradicional de nuestro país, lleno de edificios bajos y patios.

Para los que sientan curiosidad sobre la historia de Plaza Cataluña, y quieran ampliar su información, pueden disfrutar del documental “Plaza de Cataluña, ¿éxito o fracaso?“, producción de TVC con la colaboración de OPTIM TV, Televisión Española y Alice Production.

¿Quieres recibir nuestros últimos contenidos por correo electrónico? Suscríbete