Artículo

Treescrapers, edificios con complejo de árboles

La naturaleza está cada vez más integrada en la arquitectura. Muestra de ello son los treescrapers, rascacielos inspirados en árboles.

19 de enero de 2016
Treescrapers, una nueva tendencia en el mundo de la arquitectura

Finales del siglo XIX. Antoni Gaudí se inspiró en la atmósfera de los bosques para diseñar el interior de la Sagrada Familia de Barcelona. Un ejemplo, de los muchos que hay, de cómo la naturaleza ha inspirado al sector de la arquitectura. Y lo sigue haciendo. Siguiendo esta línea, en el artículo de hoy hablaremos de una nueva y creciente tendencia en arquitectura, los treescrapers

La arquitectura contemporánea está cada vez más conectada con la naturaleza y no solo por la inclusión de tecnologías y materiales pensados para respetar nuestro entorno y favorecer el ahorro de energía. Cada vez son más los edificios diseñados, desde un punto de vista estético, como si de organismos vivos se tratarán, contribuyendo así a la recuperación de una visión más amable del tradicional y gris paisaje urbano.

¿EN QUÉ CONSISTE LA NUEVA TENDENCIA EN ARQUITECTURA TREESCRAPERS?

Los treescrapers son edificios realmente fantásticos, son rascacielos inspirados en árboles y que por ello, en su estructura incluyen plantas, árboles, arbustos y flores. Un ejemplo de este tipo de construcciones lo encontramos en el conocido como Bosque Vertical, un interesante proyecto arquitectónico llevado a cabo entre 2008 y 2013 en el centro de Milán por un estudio de arquitectura italiano integrado por Stefano Boeri, Gianandrea Barreca y Giovanni La Varra.

Como podemos ver en la imagen superior, el Bosque Vertical de Milán ideado por Boeri es un complejo de viviendas formado por dos torres de 80 y 112 metros de altura. Las dos torres tienen la capacidad de acoger un total de 900 árboles, 5.000 arbustos y 11.000 plantas. Cifras espectaculares y que equivalen a una hectárea de bosque.

¿CUÁLES SON LAS VENTAJAS DE ESTE TIPO DE EDIFICIOS? 

La integración de la naturaleza o de elementos propios de ella en las nuevas construcciones tienen múltiples beneficios, tanto para el medio ambiente como para las personas que frecuentan estos edificios. En el caso de los treescrapers encontramos numerosas ventajas. La primera de ellas está relacionada con la limpieza del aire y es que, las plantas que habitan en este tipo de edificios filtran el aire, absorben el dióxido de carbono y liberan oxígeno al exterior.

Además, la introducción de plantas en los edificios otorga una mayor cantidad de sombra y su producción de oxígeno contribuye a la creación de un microclima refrescante que, especialmente en verano, reduce la temperatura en al menos dos grados.

Todo esto por no hablar de la recuperación de la vegetación y la fauna propios de los entornos urbanos en los que se construyen este tipo de edificios.

¿CÓMO SE LLEVAN A CABO ESTE TIPO DE PROYECTOS?

La construcción de este tipo de rascacielos no es sencilla. Son muchos los detalles que hay que tener en cuenta para que la estructura, que tiene que soportar una gran carga de vegetación, no se resienta. En el caso del Bosque Vertical de Boeri en Milán, una serie de plataformas de hormigón soportan el peso de toda la vegetación.

Pero no solo hay que estudiar aspectos relacionados con la solidez de la estructura. En este caso la vegetación está cuidada al detalle. Las plantas que albergan ambos edificios fueron previamente cultivadas en viveros con el fin de que crecieran en condiciones similares a su crecimiento en los balcones de esta construcción.

Además de todo esto, en la planificación de este tipo de proyectos hay que estudiar con sumo cuidado el mantenimiento y los sistemas de irrigación de esta vegetación, que en el caso del Bosque Vertical de Milán se sirven de las aguas de uso doméstico. También hay que estudiar los sistema de iluminación natural del interior del edificio de manera que, la vegetación no sea un obstáculo para ello.

TREESCRAPERS, EDIFICIOS QUE IMPRESIONAN

Tras explicar en qué consisten los treescrapers basándonos para ello en el ejemplo del Bosque Vertical de Stefano Boeri, veamos otros ejemplos de este tipo de edificios. Una tendencia en arquitectura que ha llegado para quedarse y que conjuga un buen y saludable entorno urbano con el respeto hacia el medio ambiente.

1. Torre de los cedros: este proyecto también se ha desarrollado por el estudio de Stefano Boeri. Este edificio, que aún no ha comenzado a construirse, se ubicará en la ciudad suiza de Lausana. Tendrá un total de 117 metros de altura distribuidos en 36 pisos. Todo el inmueble estará cubierto por más de 100 árboles, 6.000 arbustos y 18.000 plantas.

2. One Central Park: ubicado en Sidney, este complejo fue construido por Jean Nouvel junto con Patrick Blanc, botánico francés. Este conjunto arquitectónico está formado por dos torres residenciales y un centro comercial. Las fachadas, están cubiertas por especies vegetales que de manera natural, regulan la entrada de los rayos de sol y de luz en función de las distintas estaciones del año.

3. Asian Cairns: con este nombre se conoce una interesante iniciativa proyectada para la ciudad china de Shenzhen. Se trata de varios rascacielos – granja que simulan piedras apiladas. En el interior, estos edificios futuristas podrán albergar principalmente espacios de cultivo. Este proyecto ha sido ideado por Vincent Callebaut y aunque aún no es una realidad, con solo ver las imágenes nos quedamos impresionados.

¿Quieres recibir nuestros últimos contenidos por correo electrónico? Suscríbete