Artículo

Urbanismo en China, un crecimiento rápido e inteligente

Se espera que para el año 2020 un 75% de la población China viva en grandes ciudades. Un gran reto para el gigante asiatico que debe apostar por un crecimiento urbano sostenido e inteligente.

25 de junio de 2015
Urbanismo en China, un crecimiento rápido e inteligente

Para Joseph E. Stiglitz, economista y premio Nobel de Economía en el año 2001, la urbanización en China es uno de los grandes fenómenos que marcarán la historia del siglo XXI. Y es que apenas encontramos precedentes en la historia de la humanidad similares al actual proceso de urbanización y crecimiento de las ciudades como estamos viendo en China.

Son muchos los factores que explican este desarrollo urbanístico. Uno de ellos es la emigración de su población de las zonas rurales a las ciudades, un movimiento demográfico que comenzó en el año 1978 debido al rápido crecimiento de la economía en las ciudades chinas. Para que nos hagamos una idea, si a comienzos de los años cincuenta del siglo XX, el 89% de la población china vivía en el campo. A finales del año 2011, el 48,73% de la población continuaba viviendo en zonas rurales mientras que un 51,27% habitaba en grandes núcleos urbanos. Se estima que para dentro de menos de veinte años, la población urbana suponga un 75% de la población total en China.

Lejos de echar el freno, la evolución de la economía china ha seguido acelerándose en las últimas décadas (aunque en los últimos años ha experimentado una fuerte recaída como consecuencia de la crisis financiera global). A ello han contribuido los continuos avances tecnológicos en el país y que mitigan la gran brecha tecnológica existente hasta ahora entre China y el mundo desarrollado. También la revolución digital y la fuerza de grandes empresas nacionales líderes en el sector como Alibaba, Huawei y Tencent, el incremento del consumo interno y la lucha contra la corrupción en el país son alicientes para seguir impulsando un desarrollo urbano creciente, pero también más inteligente.

¿Y por qué decimos que China debe apostar por un crecimiento urbano inteligente? Por un lado, una de las respuestas la encontramos en la cada vez más compleja red de grandes ciudades que se están tejiendo en el que hoy por hoy sigue siendo el país más poblado del mundo (por delante de países como la India y Estados Unidos). En la actualidad, las ciudades más pobladas y grandes de China son Shanghai y Beijing, seguidas de Guangzhou y Shenzhen. Pero a estas hay que sumar un potente grupo de ciudades quizás desconocidas aún para muchos pero que están encontrando un hueco cada vez más importante en la escena internacional. Este grupo está formado por ciudades como Tianjin, Chengdu y Suzhou. Otras ciudades como Wuhan o Xi’an también han experimentado un progreso espectacular. A estas ciudades hay que añadir otras a las que no hay que perder de vista como por ejemplo Hangzhou, Xiamen y Kunming entre muchas más.

Como consecuencia de este acelerado desarrollo de las ciudades, en China se está experimentando un incremento muy significativo de la competitividad entre ellas con el fin de no solo construir por construir sino ofrecer entornos que atraigan negocios y nuevos talentos. Para ello es necesario prestar mucha atención a aspectos como la sostenibilidad y el cuidado por el medio ambiente, la oferta cultural y el desarrollo de la economía. Esta era de la competitividad entre las ciudades chinas puede abrir un abanico ingente de oportunidades y dinamismo en los núcleos urbanos a pesar de la desaceleración de la economía china. Todos estos factores hacen que sea fundamental aplicar el sentido común en el desarrollo continuo de las grandes ciudades.

EL SECTOR INMOBILIARIO TIENE MUCHO QUE DECIR

Por otro lado, a la hora de observar y analizar el crecimiento presente y futuro de las ciudades debemos dirigir la mirada hacia los distintos sectores inmobiliarios (retail, oficinas, industrial y espacios hoteleros). Es de esperar que como consecuencia del crecimiento tan acusado de las ciudades chinas los distintos sectores inmobiliarios hayan experimentado también un notable crecimiento en su volumen de negocio. Tanto ha sido el crecimiento en algunos sectores que en la actualidad algunas ciudades tienen un importante stock de bienes inmobiliarios. Una circunstancia que no preocupa en exceso debido al gran potencial del país asiático por ocupar estos espacios en el medio plazo.

Por ejemplo, el sector del reatil en China ha experimentado un importante crecimiento debido al auge de la clase media y el incremento de potenciales consumidores dispuestos a comprar. Ahora bien, la afluencia de tiendas y grandes centros comerciales en China puede chocar de frente con el auge que está experimentando el comercio electrónico. De ahí que sea necesario buscar soluciones inteligentes que no pongan en entredicho la importancia del ladrillo en el sector del retail.

En los sectores industrial y logístico, China ofrece grandes oportunidades en el largo plazo. Aún así, de la misma forma que el comercio electrónico puede poner una amenaza a los espacios físicos destinados a las marcas minoristas, este puede suponer una gran oportunidad para el desarrollo de los espacios logísticos en China debido a un incremento en la demanda de grandes almacenes y centros logísticos de última generación. En la actualidad, el sector logistico está creciendo de forma muy notoria en grandes ciudades de interior como Chengdu, Chongquin y Wuhan.

Por lo que se refiere a la demanda de oficinas, la llegada al país asiático de actividades de gran valor vinculadas al sector de los servicios, la está incrementando. La gran actividad comercial del país y el crecimiento que ha experimentado la clase media china en los últimos años también ha favorecido al sector.

Y por último, al sector hotelero de lujo se le plantean grandes retos. Este sector se ha visto afectado por la desaceleración de la economía, justo en un momento en el que existe una gran oferta de hoteles de lujo. Es por ello, que este sector debe someterse a grandes cambios estructurales que pasan por poner su foco en los turistas nacionales y en el sector empresarial (viajes de negocios).

CONSECUENCIAS DE UNA RÁPIDA URBANIZACIÓN

De un tiempo a esta parte China ha cambiado mucho. La rápida urbanización del país le plantea grandes retos a los que debe hacer frente como las desigualdades económicas y sociales que generan los grandes desplazamientos de población en un país con muchas particularidades sociales como China. También, el gran gigante asiático tiene que hacer frente a la dificultad de mantener el gran consumo de energía que implica el mantenimiento de las grandes ciudades. Mantener el equilibrio en el consumo de los recursos naturales, minimizar el impacto medioambiental y seguir trabajando en la senda del crecimiento sostenible son otros de los grandes desafíos a los que se enfrenta una China cada vez más cosmopolita. En todo esto, las grandes compañías inmobiliarias tienen mucho que decir como agentes capaces de facilitar la habitalidad de las grandes ciudades.

Para obtener más información sobre el desarrollo urbanístico en China puedes consultar el informe China60: From Fast Growth to Smart Growth, una interesante perspectiva del paisaje inmobiliario y urbanístico del gran gigante asiático.

¿Quieres recibir nuestros últimos contenidos por correo electrónico? Suscríbete