Artículo

¿Cómo son los edificios de Grado A?

¿Qué son los Edificios de Grado A? Os contamos cuáles son sus características y los criterios que los definen. Además nombramos varios ejemplos.

julio 22, 2016

Una de las estrategias clave que emplean las empresas como ventaja competitiva es la diferenciación y cada vez más buscan ese factor a través de la ubicación de su sede. A día de hoy, las oficinas se han convertido en una palanca para atraer talento y negocio. Esto conlleva a un incremento de la demanda de oficinas más representativas y con mayores estándares de calidad que satisfagan sus necesidades.

En esa carrera por desarrollar edificios cada vez más representativos nace la necesidad de evaluar la calidad que tienen los inmuebles. Así surge la denominación “Edificios de Grado A” para calificar a aquellos cuyas características responden de forma óptima a las necesidades de las empresas. Esas necesidades se pueden ver satisfechas desde tres áreas:

  1. Características físicas. Son aquellas que permiten la adaptación de las necesidades y los modos de gestión de las empresas. Estos principios pueden ser la adaptación del espacio, las alturas o la superficie por planta.
  2. Características técnicas. Bajo este criterio se hace referencia a elementos como la climatización, la seguridad, el suministro energético y la propia gestión del edificio. Se trata de la combinación entre la explotación y la gestión del edificio a la vez que aseguran el confort de usuario.
  3. Los servicios ofrecidos a los ocupantes del inmueble.

¿Cómo se llevan estos tres criterios a la práctica? A continuación os dejamos un par de ejemplos:

Bullitt Center, Seattle

El Bullit Center está considerado como el edificio de oficinas comerciales más eficiente del mundo. Cuenta con seis plantas y con un total de 50.000 m2. Algunas de las características que cuenta este edificio son las siguientes:

  • Posee bombas de calor geotérmica haciendo que el edificio se caliente y se enfríe a través de los tubos de agua que lo rodean.
  • Los sistemas informatizados ayudan a mantener la oficina confortable. El sistema detecta la condiciones externas e internas haciendo que, por ejemplo, al detectar que el clima exterior es muy frío se activen de forma automática las bombas de calor geotérmicas.
  • El abastecimiento de agua se realiza a través de sistemas pluviales haciendo que agua del edificio provenga de la lluvia.
  • La iluminación es 100% natural gracias a los paneles solares. Tiene habilitados 575 paneles en el techo.
  • El diseño del edificio está pensado para fomentar la actividad física y así reducir el consumo de energía. Para ello diseñaron en la entrada una atractiva escalera con vistas al centro de Seattle. Además cuenta con un parking cubierto exclusivo para bicicletas.
Selcuk Ecza, Estambul

Otro ejemplo de Edificio de Grado A lo encontramos en Turquía. La edificación fue construida en 2012 por los arquitectos Melkan Gürsel y Murat Tabanlioglu. El edificio cuenta con 5 plantas en total; tres de ellas para el uso de oficinas y las dos subterráneas se emplean como aparcamiento.

Una de las características de este edificio es que se compone de casas individuales, pero conectadas entre sí a través de jardines, de techos verdes y de los patios superiores e inferiores. La luz natural se recoge a través de techos y los costados transparentes creando un ambiente de luz en todo el edificio.

La diferencia que encontramos en el diseño de este edificio es la redefinición de la arquitectura centrado en crear unas oficinas con sensación hogareña. La organización y la estética recrean las mansiones ribereñas de Estambul.

La globalización actual obliga a buscar nuevos sitios donde abrir oficinas haciendo que las ciudades compiten entre sí para atraer a las empresas más dinámicas. En otro post os contábamos cuál era la mejor ciudad del mundo para tu oficina.

Si quieres saber más sobre los Edificios de Oficinas de Grado A te recomendamos que no pierdas detalle de nuestro informe:

¿Quieres recibir nuestros últimos contenidos por correo electrónico? Suscríbete