Artículo

Errores que afectan la productividad en el lugar de trabajo

La temperatura, las salas destinadas a reuniones o el diseño de las oficinas pueden afectar la productividad de nuestro trabajo diario.

27 de julio de 2016
Errores que afectan la productividad en el lugar de trabajo

¿Pasas frío en tu lugar de trabajo en verano? ¿Te resulta difícil encontrar una sala de reuniones? ¿Hay mucho ruido a tu alrededor y te impide concentrarte? Estos son algunos de los errores más comunes que encontramos en el lugar de trabajo y que afectan en la productividad diaria.

“Hace mucho frío” “hace mucho calor”

En más de una ocasión habréis escuchado estas frases en vuestro lugar de trabajo. Todos hemos pasado alguna jornada con alguna de estas sensaciones. La temperatura debe estar acondicionada a la época del año en la que nos encontremos. Para los trabajos realizados en espacios de oficinas lo ideal en verano es que esté entre 24º y 26º y en invierno debe estar comprendida entre 17º y 27º. Hay que tener en cuenta la ventilación de la oficina. Puede resultar muy incómodo estar en un entorno donde la ventilación no sea la adecuada.

La tecnología en construcciones inteligentes son de gran ayuda. Los sistemas modernos de ventilación pueden incluir conductos de ventilación y controles en cada zona de trabajo, permitiendo a los empleados gestionar el aire en su área. Otra posibilidad es el sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado con un sistema inteligente que controla los niveles de temperatura. Mantiene la temperatura interior del edificio en respuesta a las condiciones térmicas del exterior y a la humedad.

“Todas las salas de reuniones están ocupadas”

Otro de los errores más comunes es la falta de espacios destinados a reuniones y que además muchos de ellos no estén acondicionados a cada tipo de reuniones. Se suelen tener en cuenta salas muy amplias donde se espera que se reúnan un gran número de participantes, pero en la mayoría de las reuniones suelen ser entre 2 y 5 personas máximo.

“Necesito privacidad para hacer mi trabajo”

Los empleados que trabajan en espacios abiertos encuentran dificultades en su productividad por las interrupciones que se generan o bien les afecta los ruidos.

En este tipo de espacios encontramos una contradicción, y es que hay empleados a los que el silencio absoluto les crea una sensación negativa de aislamiento. ¿La solución a todo esto? Crear espacios de trabajo destinados a cada tipo de tareas o para las distintas maneras de trabajar. Por ejemplo, hay trabajadores a los que les gusta trabajar con música de fondo y alboroto, y otros necesitan escapar de todo esto.

La importancia del diseño de la oficina en la productividad

Cada vez son más las empresas que tienen muy en cuenta el diseño de sus oficinas creando una concordancia basada en sus colores corporativos. El entorno físico que nos rodea nos influye, y mucho. Puede desempeñar un papel fundamental en la estrategia de negocio, inspiran a trabajar mejor, de forma más inteligente y más creativa.

La iluminación o la escasez de ventanas con vistas al exterior hace que los empleados se sientan menos felices. La iluminación tanto artificial como natural es de los elementos más importantes que se deben tener en cuenta. Afecta a los empleados en su salud creando desde dolores de cabeza hasta efectos de agotamiento.

Sin duda un ambiente agradable siempre ayuda a afrontar mejor la jornada de trabajo. Pero no solo el diseño ayuda a la productividad. También permite mejorar la comunicación entre trabajadores y además favorece la lealtad y el compromiso a la empresa.

En otro post hablamos sobre la transformación de un “lugar de trabajo” a “el mejor lugar para trabajar”.

A continuación os dejamos un vídeo que realizaron nuestros compañeros de JLL en Estados Unidos. Seguro que más de uno se sentirá identificado.

¿Quieres recibir nuestros últimos contenidos por correo electrónico? Suscríbete