Artículo

Mujeres en la arquitectura

La muerte de Zaha Hadid reabre la polémica sobre las mujeres en la arquitectura. Hoy damos un repaso a su paso por la historia y los números actuales.

19 de abril de 2016
Mujeres en la arquitectura

Hace poco el mundo de la arquitectura sufrió un duro golpe con la muerte de Zaha Hadid. Su pérdida y el tratamiento que la misma tuvo en la prensa reabrió la polémica sobre la figura de la mujer en la arquitectura y el tratamiento machista de ciertos sectores.

En la actualidad, la diferencia entre sexos en este sector se ha igualado mucho, pero aún existen países donde está vetado a las mujeres su estudio y se les restringe los ámbitos de desarrollo profesional a sectores “típicamente” femeninos como la enfermería o la enseñanza.

Hoy, desde JLL, queremos hacer un recorrido sobre la figura de la mujer en la arquitectura a lo largo del tiempo.

El inicio de la polémica

“Sí, soy feminista, porque veo a todas las mujeres inteligentes, talentosas y duras. Creo en la habilidad femenina, y en el poder y la independencia femenina. No solía gustarme que me denominaran como mujer arquitecta.

Lo importante es que soy arquitecta, el ser mujer es una información secundaria. Pero quizá eso haya ayudado a otra mujeres, inspirando a que escojan una profesión y hacer algo al respecto, especialmente en un campo considerado no apto para mujeres”. Interview Rusia, octubre del 2012.

El sector de la arquitectura, como muchos otros, se ha vinculado históricamente al sector masculino, quizás por la visión machista del vínculo entre éste y el sector de la construcción y los trabajos pesados.

Lo cierto, es que, a pesar de los avances de los últimos tiempos, la arquitectura sigue siendo un sector primordialmente masculino, como todos los datos apuntan, y como la reciente muerte de Zaha Hadid ha puesto de manifiesto.

Son muchas las voces que se han alzado en protestas por el tratamiento de la noticia, donde en numerosos medios de ámbito nacional, se ha resaltado exageradamente en la noticia el hecho de Zaha era mujer.

Muchos defienden que este tratamiento sólo pone de manifiesto una vez más la visión machista existente en este sector. Sostienen que la noticia de su defunción debería haberse dado de forma más natural dejando de lado su sexo, y sin remarcar en ningún momento lo extraño de una mujer arquitecto.

Algunos han llegado ha considerar el tratamiento de la noticia como una falta de respeto hacia Zaha Hadid, y que mantienen que el hecho de que su trabajo fuera increíblemente bueno, en nada está ligado a su sexo.

Como las propias palabras de Zaha ponen de manifiesto, la polémica sobre el machismo en la arquitectura no es nueva.

Mujeres en la arquitectura

Conviene, antes de emitir ningún juicio de valor, hacer un repaso a el papel de la mujer en la arquitectura a lo largo de la historia.

Las primeras referencias de mujeres y arquitectura se encuentran en Europa. Resaltan los casos de Katherine Briçonnet (francesa) y Lady Elizabeth Wilbraham (en Inglaterra), como las primeras de todas.

De Katherine Briçonnet (1494-1526) destaca especialmente su influencia en la construcción del Château de Chenonceau, localizado en el Valle del Loira, donde tomó parte tanto en la toma de decisiones como en la supervisión de la construcción.

Por otro lado, lady Elizabeth colaboró en la construcción del Wotton House, en Buckinghamshire, además de por ser la tutora de Sir Christopher Wren, del que también se le atribuyen la autoría real de muchos de sus obras, como ya ha pasado con casos muy famosos en otros sectores, como ciertas obras de Mozart.

Más recientemente encontramos el caso de Joseph Pariseau, (1823-1902), primer caso norteamericano, y que fue la responsable de la construcción de once hospitales, siete academias, diversas escuelas y 2 orfanatos.

Mujeres y Arquitectura Académica

Las mujeres no solo tuvieron vetado poder dedicarse profesionalmente a la arquitectura, sino también estudiarla. El primer país en dejar que las mujeres pudieran cursar estudios de arquitectura fue Finlandia, aunque inicialmente fuera consideradas “estudiantes especiales”.

El primer registro que se tiene de una mujer estudiando arquitectura allí, corresponde a Signe Hornborg, la cual consiguió graduarse “por un permiso especial”.

Sin embargo, es Hilda Hongell (1867-1952), la que es considerada como primera arquitecta en Finlandia. Hilda ingresó en la escuela de arquitectura en 1891, cuando sólo los hombres lo tenían permitido. Un año más tarde, y gracias a su espectacular rendimiento, es aceptada como una estudiante más regular. Ella es la responsable de más de 98 edificios.

Cabe destacar también el hecho de las asociaciones hombre-mujer producidas durante el S.XX. Muchas parejas famosas de arquitectos era matrimonio, los cuales se habían conocido durante sus estudios de arquitectura.

A este fenómeno se le llegó a denominar como “la perfecta prescripción para el romance”.

Lo cierto es que debido a esto, muchas mujeres permanecieron en la sombra, perdiendo cualquier tipo de reconocimiento de su trabajo, siendo éste atribuídos a sus parejas, las cuales solían ser las que ostentaba un nombre reconocido en el sector.

Arquitectas en la actualidad

A parte del famoso caso de Zaha Hadid, en nuestro días hay muchos otros nombres de mujeres en el panorama de la arquitectura.

En 2007 destaca el caso de Anna Heringer, ganadora del premio Aga Khan de arquitectura por el diseño del METI Handmade School, construido entero con bambú y otros materiales locales, siendo un claro ejemplo de arquitectura sustentable.

En 2010 Kazuyo Sejima ganó el premio Pritze, por lo que en palabras del jurado fue un trabajo “a la vez delicado y poderoso, preciso y fluido, ingenioso, pero no demasiado o abiertamente inteligente, para la creación de edificios que interactúan exitosamente con sus contextos y las actividades que contienen, la creación de una sensación de plenitud y riqueza experiencial”.

Más tarde, en 2013, el Harvard Graduate School of Design, reclamó el premio Pritzer para Denise Scott Brown, la cual fue privada del mismo en el año 91, cuando su compañero, Robert Venturi, recibió este galardón por un trabajo en el que ambos tenían igual responsabilidades y tareas.

Estadísticas

Aunque los números son cada vez más parejos, las desigualdades siguen siendo evidentes. En 2012 el 40% de los graduados de arquitectura fueron mujeres, y sólo el 12% de los matriculados a nivel global.

En concreto en Europa, y según el Architect’s Council of Europe de 2013, de 524,000 arquitectos el 31% eran mujeres. Además resaltan los casos de Alemania y Bélgica, con los porcentajes más bajos de mujeres arquitectas de toda Europa con 21% y 24% respectivamente.

En concreto en España, según el Ministerio de Educación de Cultura y Deporte (MECD), el 74,1% de los estudiantes de arquitectura son chicos, lo que deja en clara evidencia la desigualdad aún existente.

Aún así, también es evidente el mejor rendimiento de las mujeres, ya que aunque son menos matriculadas, su porcentaje de egreso es mayor, así como su nota media (6,70, frente al 6,66 de los chicos).

¿Quieres recibir nuestros últimos contenidos por correo electrónico? Suscríbete