Artículo

¿Cómo podemos reducir los gastos de envío en un ecommerce?

Los gastos de envío son una de las razones principales por las que los usuarios abandonan un ecommerce. Descubre cómo puedes reducirlos.

04 de mayo de 2015
Reducir los gastos de envío en un ecommerce

Seguro que alguna vez os ha pasado, estáis a punto de finalizar una compra online y tras comprobar los gastos de envío decidís abandonar el carrito de la compra. Os ha pasado a vosotros y también al 55% de los consumidores online y potenciales compradores según un estudio de ComScore del año 2012.

Y es que los gastos de envío son una de las razones principales por las que los clientes abandonan el proceso de compra en una tienda online.

Muchas personas entienden estos gastos como un sobrecoste añadido sin comprender que en la mayoría de los casos, detrás de este servicio hay empresas de transporte de mercancías que tiene la costumbre de cobrar por el trabajo realizado y eso tiene un impacto en el precio final de la compra. Todo esto se complica aún más cuando realizamos envíos internacionales.

Si alguno de los que nos leéis tiene un ecommerce y no sabe hasta qué punto los gastos de envío están afectando al número de conversiones finales, debe fijarse en los siguientes aspectos.

Cómo reducir gastos en un eCommerce

¿En qué fase de la compra estamos perdiendo ventas?

No es lo mismo que los potenciales compradores abandonen nuestro ecommerce en la ficha de producto que en el momento de confirmar la compra. Si esto último ocurre, tenemos un problema de logística ya que, los usuarios encuentran demasiado elevados nuestros costes de envío.

Envio de Pedidos

Debemos tener en cuenta como afectan a la cuenta de resultados. Para ello, es muy importante comparar las tarifas de precios de las empresas de paquetería, algunas de ellas muy económicas.

Ahora bien, existen también una serie de pautas muy estandarizadas que nos permiten reducir los costes de envío en un ecommerce. Algunas de ellas son:

Potenciar los puntos de recogida

Se trata de una medida que cada vez tiene más importancia para las tiendas offline pero que también operan online y los operadores logísticos. Zara y El Corte Inglés son muy buenos ejemplos en este aspecto. Cuando los usuarios compran en estas marcas puede elegir entre recibir su compra en casa o bien recoger la compra en una de sus tiendas físicas. Lo mismo ocurre con Correos, que también permite a sus clientes que los compradores puedan recoger los pedidos que realicen en la oficina más cercana o próxima a su lugar de trabajo o su casa.

Fomentar el envío gratis

Existen varias maneras de ofrecer envíos gratis a clientes. Una de ellas es el envío gratis en todos los pedidos, una opción que debe ser valorada por los responsables del negocio ya que estos gastos repercuten en la cuenta de resultados. Por ejemplo, durante 2013 Amazon se dejó en el camino 6.640 millones de dólares en pagar envíos a sus consumidores y sólo ingreso por este tipo de tarifas 3.100 millones de dólares.

También podemos optar por los envíos gratis a partir de un determinado importe de compra, una técnica mucho más utilizada que la anterior ya que permite que el margen de compra sea superior a los gastos de envío. Otra opción son los envíos gratuitos en ciertas épocas del año, por ejemplo durante las navidades o en épocas de rebajas ya que son momentos en los que nuestra competencia puede ser mucho más agresiva en sus estrategias de venta. Y además, los consumidores se muestran muy receptivos ante la propuesta de envíos gratuitos.

Podemos optar también por los envíos gratuitos en algunos artículos, por ejemplo, aquellos en los que nuestro margen de compra sea mayor.

Además de todos estos, existen otras variantes como el envío gratis a ciertos países o para los mejores clientes, esta última es una buena estrategia para incrementar las compras y fomentar la fidelidad de los clientes en el largo plazo.

Proximidad de los centros de logística

Esto permitirá disminuir los costes de transporte de los pedidos y poder reducir los plazos de entrega, mejorando de esta manera el nivel de satisfacción de los clientes. En este sentido, muchos expertos del sector recomiendan buscar naves o almacenes distribuidores estratégicamente ubicados y en función de los destinos de envío más habituales.

Activar estrategias de cross-selling y up-selling

Tanto el cross-selling como el up-selling son dos conocidas técnicas de venta que nos permiten incrementar el valor final de la cesta de la compra hasta alcanzar a los gastos de envío gratuitos. El cross-selling es una técnica de venta cruzada que permite ofrecer al comprador productos complementarios a los productos que ya ha comprado.

Por otro lado, el up-selling nos permite mostrar al comprador productos similares a los que quiere comprar pero más rentables para nuestro negocio.

Optar por estrategias de suscripción

Muchas empresas están proponiendo a sus clientes servicios de suscripción para gestionar los gastos de envío. Uno de los casos más significativos en este sentido es Amazon Premium. Los clientes que desean suscribirse a este servicio pagan una cuota anual y pueden comprar cualquier producto sin asumir gastos de envío. Además, este tipo de servicios pueden ofrecer otro tipo de ventajas muy atractivas para los usuarios.

Informar al usuario

Es posible que muchos compradores valoren de forma muy significativa su tiempo y estén dispuestos a pagar 6€ en gastos de envío. Pero esto no ocurre en todos los casos, por eso es muy importarte informar a los usuarios en todo momento de cuáles son los gastos de envío que debe asumir como parte de su compra.

No debemos dejar está incógnita hasta el final, debemos recordar que la sensación de saber desde el primer momento o no cuáles son los gastos de envío puede marcar la diferencia de cara a nuevas compras.

¿Quieres recibir nuestros últimos contenidos por correo electrónico? Suscríbete