Artículo

Intercambio de casas, una nueva manera de viajar

Cada vez son más las personas que optan por el intercambio de casas a la hora de viajar. Una opción cada vez más segura que nos ayudará a ahorrar en nuestras escapadas.

julio 14, 2015

Al fin ha llegado el tan ansiado 15 de julio. María, Juan y sus dos niños ponen rumbo a sus vacaciones de verano tras meses de organización. Meses en los que han tenido que cuadrar sus periodos de vacaciones, decidir el presupuesto que van a destinar a sus días de descanso, pensar en un destino atractivo en el que disfrutar y un alojamiento en el que puedan sentirse como en casa. Precisamente, la búsqueda de alojamiento, no es un problema para María y Juan, quienes desde hace unos años han apostado por el intercambio de casa en sus periodos estivales. ¡Una de las mejores decisiones de su vida!

Y es que el intercambio de casas para disfrutar de unas merecidas vacaciones es una tendencia que se está imponiendo cada vez más en el mercado español. Según el Barómetro de Vacaciones de los Europeos 2015 realizado por Europ Assitance, el 20% de los españoles está dispuesto a los intercambios de casa, siete puntos por encima de la media europea.

AHORA BIEN, ¿QUÉ RAZONES HAN MOTIVADO EL AUGE DEL INTERCAMBIO DE CASAS? 

El intercambio de casas consiste en cambiar tu casa con otras personas que viven en el lugar al que nosotros queremos viajar al mismo tiempo que, esas personas quieren viajar a nuestra ciudad. Una fórmula a la que muchos, como María y Juan, han sacado un gran provecho y que tiene múltiples ventajas:

1. Una forma distinta de conocer el mundo: el intercambio de casas es una manera diferente de viajar ya que nos permite descubrir el ambiente real de los lugares que visitamos.

2. Mayor socialización: esta manera de viajar nos permite conocer a gente nueva, empezando por los dueños de la casa en la que nos alojamos y terminando por sus familiares y vecinos. Quien sabe si lo que empieza como una relación de intercambio no se convierte en una relación de gran amistad.

3. Una solución perfecta para familias con niños: se acabó el compartir maletas y habitaciones que no siempre tienen el espacio que deseamos. El intercambio de casas nos brinda la opción de llegar a un acuerdo con familias de similares circunstancias de manera que, la casa elegida tenga las prestaciones adecuadas para una estancia con niños.

4. Un importante ahorro, especialmente para familias: una de las principales ventajas del intercambio de casas es el ahorro económico que supone respecto a la estancia en un hotel. Por ejemplo, en dietas. Cuando se opta por el intercambio de casa, el transporte es el mayor gasto fijo, del resto podemos olvidarnos.

5. Vacaciones que se traducen en libertad: una de las ventajas que tienen lo hoteles es que no tenemos que preocuparnos por nada. Nada de limpiar, nada de recoger y nada de cocinar. Ahora bien, los hoteles tienen horarios a los que debemos adaptarnos si queremos disfrutar de un maravilloso desayuno o que nos limpien la habitación. Por no hablar de la hora de entrada y salida de un hotel. ¡En una casa podemos olvidarnos de todo esto, para lo bueno y para lo malo! Nos tocará limpiar, entre otros motivos porque una de las reglas del intercambio de casas consiste en dejar la casa en la que viviremos unos días como nos la hemos encontrado, pero podremos levantarnos a la hora que queramos y cocinar todo lo que queramos a la hora que nos apetezca sin ningún problema.

6. Tu casa segura mientras estás fuera y la de otros, también: ya lo avisamos en un artículo anterior, el periodo de vacaciones es el favorito por los amantes de lo ajeno. Los ladrones aprovechan que muchas casas se quedan solas para intentar robos. Con el intercambio de casa nos aseguramos que nuestra casa permanece habitada y quien sabe si de esta forma, conseguimos disuadir los planes de ladrones y curiosos.

7. La casa y… ¿algo más? El intercambio de casa viene acompañado en algunas ocasiones del intercambio del coche. Aunque esto no suele ocurrir siempre por miedo a posibles averías o accidentes. Aún así, esto hay quien lo tiene muy en cuenta como un atractivo más a la hora de moverse o desplazarse en el lugar de destino.

Por otro lado, a la hora de llegar a la casa de destino, muchas personas se encuentran con un pack de bienvenida con información de interés para los recién llegados, información de calidad que no siempre se encuentra en la guías turísticas.

ALGUNAS PRECAUCIONES NO VIENEN MAL

Uno de los principales recelos de esta forma de alojamiento es la desconfianza que aún genera en muchas personas. El miedo a cómo nos encontraremos nuestro hogar a la vuelta de vacaciones es una reacción normal, especialmente para novatos en esta forma de viajar, pero infundada en muchos casos.

Aún así es importante tener en cuenta algunas recomendaciones y consejos a la hora de intercambiar casa. María y Juan nos darán las claves a tener en cuenta en un nuevo artículo dentro de unos días, mientras tanto podemos ir pensando en un nuevo destino para disfrutar de unas merecidas vacaciones a un bajo coste y como en casa.

¿Quieres recibir nuestros últimos contenidos por correo electrónico? Suscríbete