Artículo

La 'fiebre' de las residencias de estudiantes llega al sur de Europa

Analizamos cómo ha afectado el cambio cultural y generacional el sector de residencias de estudiantes en el sur de Europa.

03 de octubre de 2019

“A medida que un número creciente de activos actualmente en construcción se materialicen y los inversores los vean operativos, los volúmenes de capital se incrementarán.”

Nick Wride, Head of Living & Alternatives, JLL España

Hay una enorme sensación de cambio de tendencia a nivel generacional y cultural. En lo que constituye una ruptura con el comportamiento habitual, cada vez más estudiantes del sur del Viejo Continente se decantan por vivir fuera de casa durante sus años universitarios. JLL estima que 491.116 jóvenes necesitaron alojamiento durante el año académico 2018/2019 en el mercado español, lo que equivale al 30% del número total de estudiantes en España.

De cara a satisfacer la demanda, el desarrollo de espacios específicos para el alojamiento de estudiantes está alcanzando máximos históricos. Según datos de JLL, en 2018 tuvieron lugar 18 operaciones de desarrollo de terrenos no urbanizados y abandonados en España, lo que constituye una cifra récord y representa un volumen de 141 millones de euros, el mayor jamás registrado.

“En vista de la escasez actual de oportunidades de inversión en activos operativos que presenta España, hasta ahora la actividad de promoción ha acaparado todo el protagonismo”, afirma Nick Wride, responsable de Living & Alternatives  en JLL España.

“La inversión en el mercado español gira en torno a la identificación de los socios adecuados que puedan desarrollar activos y, posteriormente, explotarlos», explica Wride. «Esto da a los inversores la oportunidad de crear plataformas en el país”, finalizó.

Global Student Accommodation Group y Harrison Street anunciaron la creación de una joint-venture en España valorada en al menos 750 millones de euros a principios de año. Mientras, Syllabus, la filial de Urbania International, formalizó una joint-venture con Invesco para invertir 250 millones de euros durante los próximos cinco años en la promoción y el reposicionamiento de inmuebles ya existentes. Esta alianza aspira a disponer de 4.000 camas en la península ibérica. Por su parte, la joint-venture formada para la adquisición de RESA, el mayor operador español de residencias para estudiantes, a manos de Greystar en 2017 está ampliando su cartera. El vehículo, respaldado por AXA y CBRE Global Investors, tiene por objeto incorporar 2.000 camas a su cartera actual de 10.000 camas en los próximos tres años.

Teniendo en cuenta que el año pasado las rentabilidades se comprimieron 25 puntos básicos (hasta situarse en alrededor del 5%), Wride estima que la brecha entre la reducida oferta de España y sus crecientes cifras de estudiantes nacionales e internacionales está despertando el interés de los inversores.

“España está acusando una gran escasez de residencias para estudiantes que cumplan las expectativas tanto de los inversores internacionales como de los estudiantes extranjeros”, destaca Wride. Concretamente, JLL estima que existe una deficiencia de 400.000 camas para satisfacer la demanda de alojamiento de este tipo en nuestro país.

Una tendencia común en el sur de Europa

En la vecina Portugal, ya se ha planificado la incorporación de más de 10.000 nuevas camas tanto en Lisboa como en Oporto, de cuya construcción se encargarán, en su mayoría, operadores internacionales en asociación con promotores privados internacionales y portugueses. El año pasado, una joint-venture entre Round Hill y TPG Real Estate adquirió un emplazamiento de 39.000 metros cuadrados en Campo Pequeno, en la zona centro de Lisboa. Esta alianza dará pie a la creación de 390 camas.

En Italia, el especialista sectorial Collegiate anunció recientemente planes para desembarcar en el mercado italiano en asociación con la gestora de fondos inmobiliarios Proprium Capital Partners. Esta alianza se traducirá en el desarrollo de aproximadamente 3.500 nuevos dormitorios para estudiantes durante los próximos tres años, y el primer proyecto consiste en una residencia de 700 habitaciones ubicada en Milán.

“A medida que un número creciente de activos actualmente en construcción se materialicen y los inversores los vean operativos, los volúmenes de capital se incrementarán”, considera Wride.

La mayor disponibilidad de emplazamientos en las ciudades regionales españolas ha desempeñado un importante papel en el aumento del número de promociones fuera de Barcelona y Madrid. Sin embargo, en el sur de Europa, será necesaria la materialización de más activos con valores superiores a 50 millones de euros para que el mercado atraiga un mayor volumen de capital institucional y se repitan las tendencias observadas en mercados más consolidados, como el del Reino Unido.

“No cabe duda: el potencial es alto”, subraya Wride. “Puede llevar algo de tiempo, pero veremos más operaciones a medio plazo”, concluye.

¿Quieres recibir nuestros últimos contenidos por correo electrónico? Suscríbete