Artículo

5 joyas arquitectónicas para no perderse en 2017

Son edificios que asombran por su forma, su pensado diseño funcional o, simplemente por su belleza. ¡No te pierdas estas 5 joyas arquitectónicas en 2017!

diciembre 22, 2016

Son edificios de distintos tamaños, materiales y formas. Han sido concebidos para cumplir diferentes funciones, pero todos tienen algo en común: no dejan de asombrar a los apasionados de la arquitectura y el diseño. En esta entrada repasamos las 5 joyas arquitectónicas que no te puedes perder en 2017. Planifica tu agenda de viajes y déjate guiar por la belleza y la distinción de estas cinco obras de arte de la arquitectura internacional.

1. Las Torres Petronas, Kuala Lumpur

Existen más de un centenar de torres gemelas repartidas por el mundo pero ninguna ha conseguido la popularidad que han adquirido con el tiempo las Torres Petronas en Kuala Lumpur. En 1992 el arquitecto César Pelli comenzó a planificar su edificación, unos trabajos que concluyeron en 1998. Durante un tiempo fueron los edificios más altos del mundo, título que cedieron en 2003 en favor del edificio Taipei 101.

Lo que sí mantienen a día de hoy es el reconocimiento como las torres gemelas más altas del mundo. Además, si visitas el puente que las une, el Sky Bridge, situado en las plantas 41 y 42, también pisarás el puente más alto del mundo situado entre dos edificios.

¿Algún dato más? El gigante Microsoft tiene una de sus sedes en ellas. Para limpiar sus 32.000 ventanas se tardan 5 meses y esta limpieza se lleva a cabo dos veces al año y en su parte inferior cuentan con un centro comercial formado por numerosos restaurantes y tiendas que, a falta de la construcción de un hotel, la convertirían en una ciudad de metal con autonomía propia.

2. Taipei 101, Taiwan

El Taipei 101 es el rascacielos ecológico más alto del mundo. También ostenta el récord del edificio con los ascensores más veloces. Fueron fabricados por Toshiba y son capaces de alcanzar una velocidad de 17 metros por segundo, o lo que es lo mismo, llevar a 30 personas desde el quinto piso hasta el 101 en apenas 37 segundos.

Además, es un edificio cargado de simbolismo, empezando por el número que forma parte de su nombre. 101 son los pisos que forman sus 508 metros de altura sobre el suelo, un número que simboliza los altos ideales derivados de ir uno más allá del 100 tradicionalmente asociado a la perfección. También es el código postal del distrito en el que se encuentra.

¿Por qué no deberías perdértelo? Además de por vivir la experiencia de estar en un edificio de récord, se trata de una verdadera obra de arte arquitectónica tanto por fuera como por dentro. Su arquitecto, C.Y. Lee, quería diseñar un edificio en el que no sólo primara lo estético, sino que también lo hiciera lo funcional. Tanto es así que ordenó a su ingeniero estructural y a sus técnicos que crearan un sistema de amortiguación basado en una bola dorada de acero de 680 toneladas que haga posible la resistencia del edificio a terremotos de hasta 7 grados en la escala de Richter y a vientos de más de 450 km/hora.

Año Nuevo es la mejor época del año para conocerlo, ya que se convierte en la plataforma desde la que se lanzan los fuegos artificiales y se crea una postal difícil de olvidar.

3. Estadio Nacional de Pekín

Que China organizara los Juegos Olímpicos de 2008 fue todo un regalo para los amantes de la arquitectura. ¿Por qué? Porque pudimos ver cómo se construía uno de los estadios deportivos más bonitos del mundo. Lo construyeron los arquitectos suizos Jaques Herzog y Pierre de Meuron, los mismos que diseñaron el estadio Allianz Arena. Ellos fueron los encargados de darle su extraordinaria forma de nido de pájaro debido a la red de acero que lo recubre en su exterior y de incorporar un sistema de recogida de aire caliente y frío para climatizar su interior en cualquier época del año, y otro sistema de recogida del agua de lluvia tanto para su limpieza como para su riego.

En los Juegos Olímpicos llegó a tener capacidad para 100.000 espectadores aunque, el aforo se vio reducido a 80.000 una vez finalizado el evento.

Si lo hemos incorporado a esta lista es porque está ubicado en una ciudad increíble como es Pekín. Además, ofrece una de las estampas nocturnas más bonitas de la urbe.

4. 30 St Mary Axe (The Gherkin), Londres

Si no tienes tiempo o presupuesto para viajar a Kuala Lumpur, Taiwan o Pekín, una opción más barata y cercana es Londres, donde admirar el peculiar edificio St Mary Age, también conocido como “el pepinillo” por su forma, que puede recordarnos en cierto modo a la Torre Agbar de Barcelona.

El diseño del edificio, realizado por Norman Foster, gira en torno al ahorro energético. Para ello, se diseñaron estructuras y ejes que permiten la ventilación natural del edificio. Además, se pensó un sistema de acristalamiento que saca el aire caliente del edificio en verano y lo concentrara en invierno, usando calefacción solar pasiva.

Es el cuarto edificio más alto de la City, el distrito financiero de Londres, y el más destacado no solo por su particular forma sino también porque es visible desde más de 30 kilómetros de distancia. Eso permite a sus visitantes obtener unas vistas panorámicas de la capital inglesa desde el bar mirador situado en la planta 40.

5. Hotel Marqués de Riscal, Álava

Si no quieres coger un avión y lo tuyo es el turismo de interior puedes visitar, e incluso hospedarte, en el hotel-bodega Marqués de Riscal. Un hotel de estructura y estética sorprendente diseñado por el prestigioso arquitecto Frank Gehry.

En este hotel todo es arte, desde su fachada hasta los cabeceros de las camas y las luminarias que cuelgan de cada uno de sus techos. Gehry apostó por este proyecto de una forma especial. Dde hecho antes de aceptar el encargo quiso pasar unos días en la bodega para conocer sus vinos, el lugar y la gente residente en él para poder volcar todo esto al proyecto arquitectónico.

Para su construcción, apostó por la misma inspiración y equipo con el que trabajó para diseñar el museo bilbaíno Guggenheim.

El contraste entre la inspiración modernista y futurista del edificio y la tradición de una de las bodegas más antiguas de La Rioja es lo que hace especial a esta construcción. El revestimiento de la estructura está realizada con acero inoxidable, espejo y titanio de colores que son los materiales encargados de aportarle esa forma tan original y moderna.

Si ya conocéis algunas de estas joyas arquitectónicas o se os han quedado cortas estas recomendaciones para 2017, os sugerimos que visitéis la primera y la segunda parte de nuestro post “Los edificios más extraños del mundo”.

Desde JLL os deseamos que disfrutéis de los viajes y, de la misma forma, del próximo año.

¿Quieres recibir nuestros últimos contenidos por correo electrónico? Suscríbete