Artículo

7 ideas para mejorar el reciclaje

Hablemos de basura. La producimos todos, pero ¿sabemos qué hacer con ella?

abril 22, 2019

Lo cierto es que constantemente surgen nuevas formas de reciclar y nuevas formas de hablar de ello. Desde Australia hasta Rusia, existen muchos consejos y opiniones sobre cómo ir más allá del pensamiento original de "reutilizar, reducir y reciclar". He aquí un resumen de los pasos por los que llevar tu apuesta por la sostenibilidad al siguiente nivel:

Reutilizar antes que comprar

Evitar los artículos de un solo uso, así como los que se venden empaquetados

Compostar los restos orgánicos

Inventar nuevos usos para artículos que ya no necesitas

Comprar a empresas con programas de sostenibilidad y reciclaje

Llevar los aparatos eléctricos a un servicio técnico para repararlos antes que comprar nuevos

Apostar por artículos que se pueden rellenar en lugar de comprar botellas de plástico / vasos de papel, por ejemplo

Las webs de los Ayuntamientos y las ONGs, las noticias en prensa o los blogs especializados en temas relacionados con el medio ambiente son excelentes fuentes de información. Desde información sobre cómo reciclar correctamente, hasta iniciativas innovadoras para el ahorro de recursos y ferias de sostenibilidad, existe información para todos los gustos. De hecho, hay tal cantidad de datos que es fácil perderse. Por ello, a continuación tienes algunas ideas que te pueden servir te guía a la hora de investigar en Internet:

1. Reciclar: es una las actividades cotidianas más sencillas que podemos llevar a cabo y que, no obstante, tiene un gran impacto. ¿Tienes dudas sobre cómo reciclar algún tipo de artículo? Ecoembes, la web del Ayuntamiento de Madrid o el sitio Ecoinventos, por ejemplo, ofrecen guías con mucha información práctica.

2. Reutilizar:
busca tiendas de segunda mano, mercadillos, etc. Si se trata de ropa o zapatos en buen estado, los puedes llevar a los contenedores de reciclaje distribuidos por la ciudad. En el caso de la alimentación, la app Too Good to Go puede ser una buena alternativa para salvar comida que no ha sido vendida por los establecimientos de restauración.

3. Inventar nuevos usos para los artículos que ya no necesitas:
seguro que has oído hablar de Pinterest como una fábrica de ideas para proyectos creativos, pero ¿sabes que también es uno de los mayores repositorios de ideas DIY? Y si quieres ir un paso más allá y ver cómo puedes llevar un estilo de vida DIY, Damask Love, Lovely Indeed o Paper & Stitch serán tus blogs de referencia.

4. Compostar los restos orgánicos:
es una técnica bastante fácil de aplicar en casa y consiste en convertir la basura orgánica en compost, un material idóneo para abonar huertos y jardines. Este artículo te da más información sobre cómo puedes empezar a producirlo Fuera de casa también existen algunas opciones interesantes. En Nueva York, por ejemplo, el Departamento de Sanidad ha implantado un programa para reconstruir el suelo de la ciudad, brindando a los neoyorquinos los conocimientos y las habilidades que necesitan para elaborar y utilizar compost a nivel local.

5.y 6. Evitar los artículos de un solo uso, así como los que se venden envasados y apostar por aquellos que se pueden reutilizar:  
2019 ha sido un año clave en la lucha contra la contaminación por plásticos. El pleno del Parlamento Europeo aprobó el pasado 27 de marzo el acuerdo alcanzado con el Consejo de la Unión Europea para prohibir la venta de artículos de plástico como bastoncillos, platos, cubiertos y pajitas de plástico de un solo uso a partir del 2021. Este año también hemos sido testigos de otras iniciativas interesantes como la de #DesnudalaFruta, nacida al calor de las redes sociales y que pretende eliminar la venta de fruta y verdura envasada.

7. Llevar los aparatos eléctricos a un servicio técnico para repararlos: 
¿Conoces el movimiento Right to repair? Sus creadores luchan contra la cultura del usar y tirar, la obsolescencia programada y la tendencia de cambiar cosas que han dejado de funcionar (e incluso aquellas que aún funcionan perfectamente) por otras nuevas con mejores prestaciones. El objetivo final es convencer, a través de la opinión pública, a los legisladores para que legislen a favor de producir aparatos electrónicos reparables y con una vida útil más larga.

¿Quieres recibir nuestros últimos contenidos?
Suscríbete