Artículo

7 tecnologías llamadas a transformar la manera de construir inmuebles

Desde los fiberbots hasta el hormigón marciano, ¿cómo transformarán los edificios los nuevos materiales de construcción?

25 de septiembre de 2021

Puede que hayas oído hablar de los edificios construidos con masa de madera, un denso material compuesto con la resistencia del acero pero mucho menos pesado.

¿Y qué hay del hormigón marciano?

Puede sonar a ciencia ficción, pero es una de las numerosas tecnologías de construcción emergentes que podrían configurar el desarrollo inmobiliario comercial en los próximos años.

«Creo que vamos a ver resultados fantásticos en lo que respecta a la tecnología de construcción, con grandes avances en robótica, fabricación digital e impresión 3D», afirma James Scott, investigador principal del Laboratorio de Innovación Inmobiliaria del MIT. Al haber evolucionado rápidamente en los últimos años, «estas tecnologías tienen el potencial de marcar una diferencia considerable en las áreas que más lo demandan».

Sigue leyendo para conocer más sobre algunos materiales que probablemente no conozcas, aunque deberías, según los investigadores del Laboratorio de Innovación Inmobiliaria del MIT, que han elaborado una lista de tecnologías llamadas a transformar el universo de la construcción para el informe Transformar a través de la tecnología: dando forma al futuro del sector inmobiliario.

Grafeno

¿Acaso existe un material más fuerte y sostenible que el hormigón? Sí, el grafeno. Se trata de una sola capa de átomos de carbono estrechamente ligados y dispuestos en un entramado en forma de panal. Con solo un átomo de grosor y 100 veces más fuerte que el acero, se trata también de uno de los materiales más sólidos del universo conocido. El grafeno es flexible, transparente, altamente conductor y aparentemente impermeable a la mayoría de gases y líquidos.

Puede utilizarse para reforzar el hormigón, brindándole mayor durabilidad y menor permeabilidad. Además, el hormigón reforzado con grafeno requiere globalmente menos materiales que el hormigón tradicional, lo que reduce la huella medioambiental de los proyectos de construcción.

Hormigón marciano

Presta especial atención a este material si tienes previsto desarrollar un proyecto inmobiliario comercial, ya sea en Marte o en Ciudad de México.

La producción de hormigón suele requerir agua, pero el hormigón marciano puede fabricarse con azufre. Es perfecto para entornos carentes de este bien —como Marte—, así como para lugares de la Tierra donde el líquido elemento es escaso. El hormigón marciano es muy resistente a la corrosión y actualmente se utiliza en aplicaciones no estructurales, como la fontanería y el paisajismo. También ofrece un fraguado rápido, ya que solo precisa de una o dos horas, mientras que el hormigón convencional tarda 28 horas en solidificarse. Esta tecnología se utilizó por primera vez en una vivienda de AI Spacefactory que está disponible en régimen de alquiler a corto plazo.

Los investigadores han descubierto que el hormigón marciano es tan resistente como el hormigón normal si aplicamos la gravedad de Marte.

Fabricación digital

La fabricación digital es un proceso de diseño y producción que combina el modelado y la impresión en 3D. Consiste en superponer material hasta conseguir la forma completa. También puede producirse mediante una fabricación sustractiva, en la que los objetos se tallan a partir de un bloque sólido.

La fabricación robótica y digital en las obras podría revolucionar el sector de la construcción, permitiendo la producción de materiales in situ. Imagina cómo este proceso podría reducir el tiempo de entrega de los materiales, acortar los plazos de ejecución de los proyectos, disminuir los costes de material y potenciar la consistencia en la calidad de los productos.

Suscríbete

¿Quieres más información? No te pierdas ninguna novedad

Las últimas noticias, análisis y oportunidades inmobiliarias de todo el mundo, directamente en tu bandeja de entrada.

Hipercélulas

¿Puede un edificio construirse de manera autónoma? Sería posible gracias a las hipercélulas, unos cubos robóticos que cambian de forma y pueden moverse en cualquier dirección. Cada hipercélula contiene un chip informático que detecta su entorno, evita los obstáculos y se comunica con las demás hipercélulas.

Estas podrían utilizarse para transformar espacios en cuestión de segundos, de modo que un edificio pueda adaptarse continuamente a las necesidades en cada momento, algo especialmente importante en el contexto de transición hacia formas de trabajo híbridas, ya que permite la colaboración o el trabajo a la carta.

Materiales autolimpiables

¿Puede un edificio limpiarse por sí solo? Una innovación propicia para la era de la pandemia. Los materiales autolimpiables pueden eliminar los residuos o las bacterias de su superficie de diversas maneras. Su capacidad de autolimpieza se inspira en los fenómenos naturales observados en las hojas del loto, las patas de los gecos y las zancudas acuáticas.

Estos materiales autolimpiables permiten reducir los costes operativos. Si te estás preguntando si esta tecnología podría funcionar también en casa —quién no querría una cocina que se limpiara sola—, que sepas que no eres el único.

Fiberbots

Imagina un enjambre de abejas produciendo miel. Ahora, imagina un enjambre de robots produciendo material de construcción. La robótica de enjambre emplea un gran número de robots muy sencillos para construir un diseño sin una guía central. Aunque estos robots tienen capacidades físicas y de programación limitadas, pueden llevar a cabo construcciones increíbles.

Los fiberbots son un tipo de robot de enjambre desarrollado por el Grupo de Materia Mediada de Neri Oxman en el MIT. Estos producen tubos de fibra de vidrio, una solución sostenible y eficiente desde el punto de vista energético para la construcción de edificios. A diferencia de otros robots de enjambre, que suelen desarrollarse en torno a componentes modulares o prefabricados específicos, los fiberbots son más intuitivos y reaccionan al entorno que los rodea para aportar cambios.

Aunque todavía se encuentra en fase experimental, esta solución tiene el potencial de permitir una forma de construcción más rápida y eficiente.

Impresoras en 4D

Vemos tu 3D y subimos otra dimensión. La futurista impresión en 4D permite que los objetos se transformen cuando se les añade una fuente de energía externa —como la temperatura, la luz u otros estímulos ambientales— y, en algunos casos, se autoensamblan, como si se tratara de una robótica sin cables.

Un ejemplo de esta tecnología serían las válvulas de tubería impresas que pueden expandirse, contraerse o desplegarse cuando cambia la temperatura exterior. Si bien todavía se encuentra en una fase incipiente, esta tecnología tiene el potencial de crear un entorno de oficina más adaptable.

¿Quieres más información? No te pierdas ninguna novedad

Las últimas noticias, análisis y oportunidades inmobiliarias de todo el mundo, directamente en tu bandeja de entrada.