Artículo

5 consejos para tener una oficina sostenible

Los elementos sostenibles están ayudando a las compañías a atraer y retener a los empleados con conciencia ecológica.

11 de enero de 2022

Las oficinas se están volviendo más sostenibles a raíz de la demanda de que las empresas muevan ficha en su compromiso con la sostenibilidad y las emisiones “cero neto”.

Algunos edificios reciclan el agua, mientras que otros utilizan cristales que ahorran energía o implementan sistemas de microclima basados en las preferencias de los empleados. Estas características no sólo son fundamentales para los objetivos sostenibles de las empresas, sino que también son importantes para atraer y retener a las personas concienciadas con la salud del planeta.

"Los empleados de hoy en día están más motivados para trabajar en una empresa que promueva un mejor nivel de vida para sus empleados y la comunidad", afirma Roddy Allan, Director de Research de JLL para el área de Asia Pacífico. "Los trabajadores quieren que se tomen acciones en materia de sostenibilidad y quieren que las empresas donde trabajan apoyen sus objetivos".

Esto es especialmente cierto para los empleados más jóvenes. 81% de los trabajadores de entre 21 y 30 años esperan que su empresa siga prácticas empresariales sostenibles y el 70% preferiría trabajar para una compañía líder en sostenibilidad, según una encuesta de JLL.

A continuación analizamos las cinco prácticas que las empresas han adoptado para que sus espacios de trabajo sean más sostenibles.

1. Llevar la naturaleza al lugar de trabajo

Se ha demostrado que la incorporación de elementos naturales -como la iluminación y la ventilación naturales, los materiales sostenibles o las paredes verdes- ayuda a reducir el estrés, aumenta la capacidad de atención, mejora el bienestar general y reduce los costes energéticos. Por ejemplo, se ha comprobado que la integración de la luz natural en los espacios interiores reduce la necesidad de iluminación artificial y puede disminuir los costes energéticos hasta en un 80%.

Las empresas están diseñando oficinas con una exuberante vegetación como elemento clave. En el Wealth Hub de Citibank, en Singapur, por ejemplo, la oficina está diseñada como un "conservatorio bancario", con espacios de reunión ajardinados entre arbustos y árboles, en lugar de salas de reuniones convencionales.

Siete de cada diez trabajadores quieren que sus empleadores incorporen elementos verdes como plantas de interior, tejados verdes y jardines verticales en el lugar de trabajo, según JLL. El próximo proyecto de uso mixto Guoco Midtown del promotor inmobiliario Guocoland contará con 3,8 hectáreas de vegetación en 30 jardines con más de 350 especies de plantas y árboles.

Suscribirse

¿Quieres más información? No te pierdas ninguna novedad

Las últimas noticias, análisis y oportunidades inmobiliarias de todo el mundo, directamente en tu bandeja de entrada.

2. Reciclar las aguas residuales en los edificios de oficinas

La Torre Salesforce de San Francisco filtra unos 30.000 galones de agua sucia generada por el edificio y la devuelve como agua limpia y no potable para su uso en aseos y riego por goteo. Un proyecto de un nuevo resort en Camboya, actualmente en construcción, utilizará plantas de tratamiento individuales en su edificio de oficinas, su hotel y su aparcamiento para reciclar las aguas residuales para el riego de las tierras de cultivo.

Seis de cada diez trabajadores quieren que se adopte de forma universal el reciclaje del 100% del agua en las oficinas, según JLL. Pero no se trata sólo de la satisfacción de los empleados. Reciclar y conservar el agua también maximiza el uso de la energía y ahorra costes.

"El reciclaje de las aguas residuales in situ reduce los costes y el consumo de energía para bombear y transportar el agua para su tratamiento en otro lugar", dice Allan. "Y lo que es más importante, reutilizar el agua dentro de los edificios también alivia la presión sobre los recursos hídricos de las ciudades".

3. Instalar ventanas inteligentes

Los edificios son cada vez más inteligentes gracias a la introducción de nuevas tecnologías. El fabricante estadounidense View produce vidrios que supervisan y ajustan automáticamente su transparencia para controlar la cantidad de luz y calor que penetra en el interior.

Estas ventanas reducen la carga del sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC) del edificio, lo que disminuye la producción total de energía y supone un ahorro de costes.

Según un estudio de la Universidad de Cornell, las ventanas inteligentes también ofrecen importantes ventajas para la salud, como la reducción de la fatiga visual en un 51% y de los dolores de cabeza en un 63%.

4. Utilizar la IA y el IoT para el ahorro de energía

El uso de la inteligencia artificial (IA) y el Internet de las cosas (IoT) también puede ayudar a impulsar la eficiencia general en el consumo de energía.

Tomemos como ejemplo la empresa de inteligencia y automatización energética BeeBryte. Su solución aprovecha la IA y el IoT para predecir las necesidades térmicas de los edificios en función de las condiciones meteorológicas, la ocupación del edificio y la actividad comercial. Con esta información, modifica automáticamente los puntos de ajuste de la calefacción, ventilación y aire acondicionado en tiempo real y ahorra hasta un 40 por ciento de los costes de energía, manteniendo las temperaturas dentro de un rango predeterminado.

"Los edificios actuales cuentan con toda una plétora de sistemas para funciones como la medición de la temperatura del aire, la calidad del aire interior, los patrones de tráfico y la ocupación del espacio", afirma Jeremy Sheldon, Head of Leasing para el área de Asia-Pacífico de JLL, durante una mesa redonda virtual sobre el futuro de los lugares de trabajo. "Generamos una enorme cantidad de datos, pero lo importante es lo que hacemos con ellos y cómo tomamos decisiones más eficientes".

5. Personalizar el espacio de trabajo

Los espacios que ofrecen a los empleados un nivel de personalización pueden fomentar aún más el ahorro de energía.

En una oficina experimental situada en un edificio de energía cero en Singapur, se ha instalado en cada mesa un conducto de suministro de aire fresco personalizado con volumen de aire ajustable. Esto permite que el aire acondicionado circundante se ajuste a una tasa de suministro de aire más baja sin comprometer la comodidad del ocupante del escritorio.

Del mismo modo, el concepto de oficina ecológica de Mitsubishi en la Torre Otemon de Japón, con aire acondicionado de oficina personalizado de última generación, permite a los empleados controlar la temperatura del aire acondicionado que climatiza el espacio en torno a su mesa de trabajo.

"Cada vez veremos más empresas que invierten en inmuebles sostenibles, alquilan oficinas en edificios ecológicos e incorporan elementos ecológicos en sus oficinas como parte de su estrategia de sostenibilidad", afirma Allan. "En conjunto, estos cambios acabarán mejorando el compromiso y la retención de los empleados".

¿Quieres más información? No te pierdas ninguna novedad

Las últimas noticias, análisis y oportunidades inmobiliarias de todo el mundo, directamente en tu bandeja de entrada.